NOVATA

domingo, 23 de noviembre de 2008

Llegaron a la habitación apenas caía la noche, como dos novatas reían a causa de la embriaguez de las dos botellas de vino tinto que habían bebido en el bar de la esquina, temblando se acercaron a darse el primer beso...



Todo fue lento, suave, tierno. Suavemente se recorrían el cuerpo con las yemas de los dedos, dándose los más apasionados besos que pudieron imaginar.



Su lengua poco a poco comenzó a bajar, humedeciendo el cuello de su amada, lentamente desabotonó su blusa, introdujo sus suaves dedos debajo del sostén mientras besaba la superficie de su seno. Regina se estremecía, pensando cómo Paula lo hacía tan bien, era su primera vez y ya comenzaba a sentir el calor en su entrepierna, lentamente comenzó a meter su mano debajo de la blusa de Regina, acariciándole la espalda, Regina se estremeció, pero continuó su labor debajo del sostén de Paula.



Poco a poco la ropa fue cayendo, quedando las dos en paños menores, mordidas de labios y de cuello no faltaron, suavemente se recostaron para dar rienda suelta a su pasión, pasión que llevaban meses reprimiendo.



Un beso tras otro, una caricia, una mordida y fueron desapareciendo los miedos del primer encuentro, Paula se sobresaltó, debía llegar a su casa antes de la media noche, tranquilamente Regina la abrazó para seguir con el proceso de la seducción.



Era normal el miedo de Paula, pero Regina era toda una experta, sabía perfecto como calmar las ansias de sus amantes, que ya pasaban de las 20... Lentamente recostó de nueva cuenta a Paula, quien aún temblando se dejó llevar en ese cuarto oscuro donde perdería su virginidad. Al menos así le parecía.



A Paula siempre le había parecido inquietante ese asunto de experimentar la pasión entre dos mujeres: ‘se entienden mejor’, pensaba, así que se dejó llevar por el impulso y se entregó completamente a Regina, quien sabía dónde, cuando y cómo hacerlo.



Aunque Paula era primeriza lo hizo bastante bien, recordando esas noches de soledad donde lo único que le quedaba era tocarse a solas, pensando en la chica más guapa que había conocido hasta entonces: Regina.



Y así consumaron su amor, lleno de pasión, de impulsos y salvaje calentura, su desbordante pasión y su más pura intimidad.



4 comentarios:

Abbita dijo...

Porque andas contando nuestras intimidades en internet???

...
...
...

jajajaja ok no ¬¬' jajaja!!!

buen relato mamii!

besos!



ge zeta dijo...

Jajajaja, las intimidades de Abbi y Natalia, jojojo.

Me gustó, pero como que le faltó tantito al final, pero de todos modos estuvo chido, y esa imagen ta bien buena, jojojo.

Saludos!



seudonima dijo...

jajajajajjaja el comment de abba se lleva el post, jajajajajaja

sorry nats pero asi es......

jajajajajajjaaja



Poyo dijo...

Algo corto pero estuvo bueno!

Hace poco, siendo gay, me asusté cuando vi una escena de besos lésbicos...

La razón de mi susto fue que, me pareció de lo más sexy!!!!

jojo

saludos