Yo también soy Sodomita

jueves, 30 de abril de 2009



Afuera brillaba el sol, no había una sola nube a la vista, los pájaros cantaban, las calles estaban desiertas y hacía un pinche calor irracional, al menos para la imagen de nieve eterna y osos mieleros que me había formado de Canadá.

Adentro flotaban juntos el humo de nuestros cigarros junto con Deadwing que me había estado volando los sesos desde principios de año. Sobre mi hombro descansaba la cabeza de una persona que nunca había oído siquiera el nombre de Porcupine Tree y escuchaba tan extasiada como atenta.

Conforme escribo y recuerdo me doy cuenta que es absurda la cantidad de detalles que conservo de ese día, por ejemplo, que la marca de los cigarros era Peter Jackson como el director, pero creo que no es para menos, ese sucedieron dos cosas importantísimas en mi vida: Me dí cuenta que estaba enamorado de la única manera en la que se puede estarlo - como un vil pendejo – y me convertí en sodomita.

La experiencia comenzó como suelen iniciar estas batallas épicas: con una ligera y caricia de mis dedos en su antebrazo. El calor del cuarto y el de nuestros cuerpos se encargaron de que el polvorín que éramos, comenzara a estallar. Mis dedos perdieron pronto la timidez y empezaron a recorrer sus brazos, sus hombros. Patinaron por su cuello y se detuvieron en la comisura de sus labios, esperando una – innecesaria – señal de aprobación que llegó enseguida en forma de su lengua húmeda que, como si de otra punta se tratara, lamió la punta de mi dedo.

De las lamidas siguieron los besos, grandes, pequeños, con lengua, con dientes, con labios, con saliva y con sangre. Adoro besar casi tanto como coger, si los cuerpos se entienden en los besos, lo más seguro es que se entenderán bajo la cintura.

Terminó la sesión de besos y decidí subir un poco el volumen. Separé las piernas de mi acompañante, abrí el botón de su pantalón e introduje mi mano para explorar. Una tibia humedad me recibió y mis dedos respondieron a ella, haciendo círculos lentos, no había prisa, era apenas el primer ensayo. Saqué los dedos para darle a probar su humedad y los noté empapados de carmesí.

- Amor...Creo que te acaba de bajar.

- No mames

- Mira

- ¡PUTA MADRE!

Ella se levantó bruscamente al baño, dejándome sentado con una erección resignada. Yo no tenía tanto problema en convertir a mi pene en Moises y separar el Mar Rojo, pero ella era muy quisquillosa y sabía no valía la pena insistir. Regresó al poco tiempo, con una cara entre apenada y aun caliente. Se sentó sobre mi a horcajadas y me empezó a besar el cuello. “Estoy demasiado caliente” me susurró al oido. “yo también” contesté como pude pues el cuello es mi punto débil. “vas a tener que solucionar esto, papi”. Fue entonces cuando se me prendió el foco. “Amor...este...¿et pour derrière?” - no me pregunten porque lo pregunté en francés, no tengo ni idea-. Ella dejó de besarme y me miró con lo que en ese momento interpreté como sorpresa. Dudó un momento y preguntó:

- ¿Lo has hecho?

- Jamás

- Yo tampoco (tiempo después me enteraría que eso era mentira)

- Nos sobra un chingo de lubricante

- No se...

- Amor, piénsalo, es algo nuevo para los dos y eso es raro. Pensé que tendría que metértela por una oreja para estrenar algo contigo.

- Jaja...pendejo...OK. Ve por el lubricante.

Emocionado niño fui por lubricante. Ella ya se había puesto en cuatro y me ofrecía las nalgas más bonitas que he tenido. Redondas, carnosas y firmes. De la emoción pasé a los nervios de primerizo. No podía abrir el lubricante pues se resbalaba y cuando por fin la abrí, cayó de mis manos. Ella solo se reía en silencio de mi papelón. Cuando por fin logré dominarme, separé sus nalgas y las llené de ese líquido viscoso y frío. Ella se estremeció un poco y gimió un poco lo cual me volvió a poner en el estado de excitación del comienzo. Acerqué mi glande a su ano para hacer un pequeño masaje de ensayo.

Y ahí ocurrió lo que recordaré el resto de mi vida. No se si fue un resorte de la cama, o mi mala posición de arrodillamiento o si ella se movió bruscamente el caso es que tomé su breve cintura entre mis manos y mi cuerpo se movió bruscamente hacia delante, metiéndola toda, de un solo golpe. Ella pegó un grito desgarrador que hubiera despertado a un comatoso. “¡Perdón, perdón!” dije tan apenado como sorprendido. Pero la verdadera sorpresa llegó cuando aún con toda su voz me dijo “NO, no. NO me la saques. ¡¡Te mato!! ¡COGEME!” “¿cómo?” pregunté azorado. “que me cojas, cabrón” me dijo entre dientes, mirándome con mucha más excitación que dolor.

Sus ojos de vampiresa en celo y la estrechez de su culo – que por el susto y la sorpresa no había tenido tiempo de apreciar – hicieron que olvidara todo y la obedeciera. La embestí, una, dos, no sé cuantas veces. Ella gritaba, yo gemía. Cada movimiento era como luchar contra una barrera de carne, que me retaba a recuperar el terreno que perdía al moverse hacia atrás.

“Me voy a venir” le dije después de un rato. “Vente, papi, vente pero no me la saques...no me la saques nunca”.

Me vine como nunca antes, su última frase hizo que de mi cuerpo manaran litros de amorosa leche. Ella la recibió toda, mientras gritaba mi nombre, como una banshee que anunciaba mi pequeña muerte.




12 comentarios:

Psycho Bruja dijo...

Clásico. Ya que te la dejan ir, ni modo que te la saquen.
Crítica: lo siento inconcluso. Mucho detalle al principio, luego el clímax, luego... nada.

Se vino muy pronto el fin.

Fue un fin precoz. jaja, got it?? jaja... ash.


Papi... jaja, precoz... este post está lleno de lols.



Henmex dijo...

jajaja con tanta preocidad y leche amatoria desparramada mas bien es onanismo. onan enterraba su semilla...



Bull dijo...

porcupine tree es la onda.



Xellif dijo...

la verdad si me gustó el relato, muy bien hecho, pero sip algo precoz

saludos y que bueno que andas de invitado



nerdest dijo...

"metiéndola toda, de un solo golpe..."

jajaja TODA DE UN SOLO GOLPE? pues.. tendría que ser muy pequeña, no? jajaja


qué buen relatooo!
mi favorito hasta ahorita (ok, no he leído los otros jaja), y qué buen titulo ;)

entrare a tu blog =)


saludos!



nerdest dijo...

"metiéndola toda, de un solo golpe..."

jajaja TODA DE UN SOLO GOLPE? pues.. tendría que ser muy pequeña, no? jajaja


qué buen relatooo!
mi favorito hasta ahorita (ok, no he leído los otros jaja), y qué buen titulo ;)

entrare a tu blog =)


saludos!



ge zeta dijo...

Me encantó este post. Jajajaja, la leche amorosa. Amé esa parte.

Ya me ando chutando tu blog.



Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos dijo...

Creo que hay un ligero error con 'ligera y caricia' en:

"La experiencia comenzó como suelen iniciar estas batallas épicas: con una ligera y caricia de mis dedos en su antebrazo. "



Gatita Cósmica dijo...

jaja en esos casos uno inevitablemente pone cara de o.O

then you sit back, and enjoy the ride.

tsss ya te dijeron precoz…



paU dijo...

"separar el Mar Rojo"


jajajajajaja buenisima frase!!!!!!!!



butterposa dijo...

Pues me gustó bastante, será porque los relatos eróticos son mi especialidad. Y bueno, creo que no era necesario contar cada paso así queno creo que sea precoz.
Bien querido.



Irene dijo...

Aaaag!

Amé la parte que dice...que estaba enamorado de la única manera que se puede estarlo! Como un vil pendejo...

Aaah! No sé si es la lluvia ácida o The Killers pero es una frase hermosa...y totalmente cierta además...en el amor no debe haber medias tintas...!