A veces...

miércoles, 23 de diciembre de 2009

... Salir del clóset no implica que puedas tener la confianza de hablar con tu familia temas tabús que resultan tan normales como simples; como: decirle a tu madre que ya tienes novio, que sales con alguien, que te gusta fulano, etc. Tal como cuento en este post de mi blog.

Un ejemplo de esto, yer; mientras cenaba con mi padre y hermanos, en las noticias hablaban sobre la aprobación del matrimonio gay en la Ciudad de México. Un silencio incómodo invadió la mesa, Discretamente ellos volteaban a verme para ver mi reacción al respecto o yo qué sé, pero me veían sospechosamente. Al terminar la noticia no discutimos de ella como solemos hacer con cualquier otra, sea ésta del tema que sea. Entonces mi padre rompió el silencio con uno de sus malos chistes sobre alguna vaca, un caballo y un perro.

Todo esto se debe a que, entiendo que para él debe ser un tema muy difícil de hablar. No es lo mismo que con mis otros hermanos lo sé, y no porque sea algo no natural sino porque es algo a lo que él no está acostumbrado. Hay casos excepcionales donde resulta que esto no es un obstáculo para los padres, pero depende mucho de la educación. Yo envidiaba a un amigo gay que tenía una excelente relación con sus padres porque había lo más importante entre ellos: comunicación. Su padre, obvio se shockeó al enterarse de su homosexualidad, pero lo aceptó rápido y hablaba con él de sexo, y de todo lo que un padre puede y debe hablar con su hijo, hasta le daba condones. No es mi caso.

En mi caso hay temas de los que no se hablan, y todos esos que tengan que ver con mi vida privada están incluidos. Es ahí donde entra mi labor. Nuestra labor. Como alguna vez lo leí acá. Hay que educar a los bugas; pero no sólo eso, también hay que hacerlo con los padres. Acostumbrarlos a que vean la normalidad de nosotros, de nuestra sexualidad, de nuestros temas y de todo. Si poco a poco los vamos educando será como una cadenita que podrá extenderse. Basta de echarles la culpa de todo a ellos, pongamos de nuestra parte y enseñémosles. Que ésta será la única forma en que lo lograremos.

7 comentarios:

togno dijo...

Totalmente de acuerdo... es muy complicado el tema. Anoche precisamente hablando con mi mamá sobre eso estuve a punto de confesarle que soy gay, cuando ella dice "los homosexuales son como cualquier persona, y deben se hacer lo que ellos quieran, como los alcoholicos y drogadictos".

Me sentí mal pero... solo me quedé callado y asentí con la cabeza :S



nerdest dijo...

pues es que si depende mucho de la educación y de las ganas que los papás le ponga a la situación.

por ejemplo yo cuando 'sali' del closet con mis papás, no fue digamos una conversación seria, solamente lo dije y ya. mi papá me hizo algunas preguntas, pero x's, mi mamá me dijo que ya sabía, con mis tíos (de parte de mi mamá) estuvo más chido, porque ps les dije y ahorita puedo platicar de ellos de mis novias o así, pero en la familia de mi papá, nadie sabe, igual porque jamás convivo con ellos, o porque ps son más retrogradas, qué sé yo. el punto es que mi papá y mi mamá fueron criados por dos familias totalmente distintas, y aún así, los dos me tratan "normal",
incluso mi papá a veces me hace comentarios de cosas que ve en la tele sobre gays o así, XD



Jaime Rivera dijo...

Exacto. Yo me la pasé varios años educando a mis papás. Sacaba el tema cada que podía y era pertinente. Ahora ya tratan el tema con más naturalidad.



Gus dijo...

Justamente, gezeta, tenemos LA RESPONSABILIDAD de educar. Cuando salimos del clóset no se trata de decir sólo "pues ya les dije, acéptenme", porque ellos no tienen ni idea. Hay que hacerlo día con día y en ese proceso aprendemos mucho y aprenden ellos. Y hay que comenzar por tocar los temas que regularmente no se tocaban. (Xiale, ya me extendí, pero es que justamente estoy haciendo un post al respecto, je).



Mar dijo...

Coincido con el comentario de arriba.
La aceptación requiere de educación. Punto.



Sal Dip dijo...

Coincido en que es nuestra responsabilidad estar abiertos a nuestro entorno... asímismo considero que "educar" (y más a un adulto) es algo impositivo y erróneo.

El respeto debe ser recíproco... así como yo quiero que respetes mis preferencias sexuales lo mínimo que te puedo ofrecer es respetar que tu piensas distinto a mí (tal vez no esté de acuerdo, eso es otro rollo) pero no tengo por que imponerte o "educarte" con lo que yo quiero.

Ya se irán "educando" pero solos y por verdadera convicción.



Borchácalas dijo...

Tal vez sea cuestión de tiempo. Tampoco podemos forzarlos, pero sí podemos darles una ayudadita.