A, B, C... 1, 2, 3...

martes, 5 de enero de 2010

Hace algún tiempo platicando con una lectora del blog me preguntaba sobre anécdotas que no he contado acá y le conté una que otra, y estando en eso de la escarbada de mi memoria recordé una anécdota que realmente tenía muy olvidada justo ahora se las voy a dejar aquí.


Corría el año de 1992 o 93, la verdad no tengo tan buena memoria como para recordar el mes/día/año a exactitud, solo que quería hacer mas interesante el relato, pero bueno, continuando, eran tiempos en que el pequeño Xellif (o sea yo) vivía una infancia feliz y sin problema alguno, cursaba mis primeros años de primaria tal como lo hace cualquier niño de 6/7 años, disfrutaba de las golosinas que en ese entonces costaban 500 pesos que vendría siendo el equivalente a 50centavos de nuestros tiempos, en fin, ese era ello hace algunos ayeres.
La situación estaba así, yo vivía justamente frente a la escuela primaria, mi mamá se iba a trabajar antes de las 8 para esa hora ya estaba yo despierto y vistiéndome 15 antes de las 9 me cepillaba, peinaba, etc etc y cruzaba la calle para llegar a la escuela 5 antes o justamente a las 9am. Salía antes de las 2pm de la escuela y mi madre no llegaba sino hasta pasadas las 2, mientras tanto yo me refugiaba con la vecina que era una mujer ya algo mayor y tenía una casa algo grande, vivía con su esposo, y dos o tres hijos creo, y generalmente dos de sus nietos la visitaban al salir de la escuela, que era la misma a la que yo asistía.
En aquellas épocas como ya lo mencioné antes mi única preocupación era divertirme y tragar golosinas hasta hartarme bueno y la tarea de la primaria y ya, era un niño por completo inocente, nada de lo que hoy conocen como yo, es mas no sabía ni una sola grosería, lo mas rudo que podría decir creo era un "menso" o "tonto", las palabras como "Gay, homosexual, joto, mariquita, puto" y todas esas ni existían en mi vocabulario y ciertamente en ese momento no pensé que fuesen a formar parte de éste.
Fue una mañana que por causas del destino no había que entrar a clases sino hasta las 10am, ya era demasiado tiempo para mi quedándome solo en casa, así que decidí visitar a la vecina en lo que el reloj indicaba mi hora de entrada, para mi sorpresa estaba su nieto que era dos o tres años mayor que yo, fue así que me puse a jugar con él, corrimos por la casa y nos fuimos hasta el jardín trasero, de ahí no recuerdo a exactitud ni cuando ni como me pidió o pasó lo que estaba sucediendo, pero estábamos escondidos detrás de algunos arbustos y nos besábamos, no apasionadamente ni mucho menos, sino como experimento o no se, extra a eso teníamos los pantalones en los tobillos y nos tocábamos los genitales y nalgas, realmente no me sentí ultrajado ni mucho menos, sino como anteriormente dije, era algo nuevo, era experimentar, conocer nuevas cosas, que no sabía si eso estaba "bien" o "mal" pero lo hicimos, de repente escuchamos que nos llamaban, era la hora de entrar a clase.
Eso fue algo totalmente nuevo para mi, no sabía ni como se llamaba ni que era lo que hacía pero me gustaba, lo volvimos a hacer esa misma tarde en el mismo lugar, y al siguiente día y al siguiente, realmente duró como una o dos semanas, después nos aburrió y volvimos a los juegos habituales, después de esa vez no volví a tener contacto con mi sexualidad hasta ya una adolescencia tardía como a los 16 años con besos y fajes muy leves.


Por cierto mi amigo con el que pasó todo esto, actualmente es mi vecino, está casado y creo que tiene una hija, y ya no está para nada lindo jejeje.

9 comentarios:

eqiiz dijo...

oh que buena tu experiencia linda linda oh yo hubiera querdio un amigo asi, buaa! ajja ok no no creo, o tal ves paso y no recuerdo, jojo pero buen recuerdo chico :D



«j.m.p…» dijo...

no sé si es la falta de sueño (aunque estoy descansado) pero me acabo de imaginar toda la escena así bien intro Los años maravillosos XD

Creo que a mí me pasó algo medianamente parecido (luego te cuento en el mazinger)



Jimenita dijo...

Ahhhhhhhhhhhhhhh esa experiencias con vecinitos y vecinitas son algo tan bizarro pero definitivamente vale la pena recordarlas con una sonrisa jajaja pero que tal se ponían los papás si nos chachaban!!!! XD Salu2



Abbita dijo...

ahora que volvi a leer tu anecdota, se me vino un recuerdo a la cabeza, pero mmm, no es para nada agradable, creo que por eso lo tenia bloqueado u_u en fin, ya lo pasado pasadooooooo (8)

Quierote y así beso!



unaquess dijo...

jijijijijijijijij. Ay Xellif!! Que cosas le cuentas a las lectoras caray!!!! jajajaj XD



nerdest dijo...

aawww qué lindo, yo no me daba besitos con niñas u.u


(H) ahora si



ge zeta dijo...

Todos tenemos anécdotas de esas. O a menos, la mayoría. Pero la mía es innarrable. Ja.



Anónimo dijo...

Mmm, corria el anio 1977 de un dia 4 de julio, al nacer, prontamente me llevaron a un cunero. Las horas transcurrieron normales, es fecha que mi madre no se explica como fui a dar al cunero de otra nena. Desde entonces lo supe. Jajajajaja. Niu!



alexinocouture dijo...

Ok, yo pense que era el único al que le había pasado algo similar... pero veo que no, jajajaja, ay esos vecinitos taaan experimentadores, y uno que ni se queja, jajaja!