inicio.

viernes, 6 de febrero de 2009




¿Cómo inicié?
Eso no es historia nueva.
Pero para que se enteren un poco, les relataré.

Tengo un primo que desde niños compartimos todo.
Crecimos juntos. El un año mayor que yo. Yo un poco zopenco.
Eramos como el calzón y la ca*ca... (yo era el calzón jajajaja). Uña y mugre.


Sin saber qué día, empezamos a vernos de otra forma. Ibamos abrazados a la tienda, siempre jugábamos juntos. En ese entonces ambos fuimos Testigos de Jehová, porque así la familia lo quiso y por ello leíamos la biblia juntos pero por las noches nos dormíamos abrazados. Teníamos juegos un tanto sexuales, que a nuestra edad, nos parecían tontos. Nos masturbábamos juntos y después seguíamos jugando a los power rangers.

Al recordar esos días me surgen millones de dudas.
De no ser por él. ¿Sería gay?
¿Fue una influencia?

En fin. Nunca tomo tiempo para responderlas. Vivo con lo que soy, y yo soy feliz por lo que soy. Si alguien pregunta qué hay de bueno en mi persona. Sin dudar respondo el ser gay.

El era la estrella, yo, era el de al lado.
El era popular, yo, era su primo.
El era el fuerte, siempre protegiéndome. Yo, el débil, que siempre necesitó de su ayuda.

Recuerdo muy bien que lo que más nos encantaba, era comprar avena y yo prepararle agua de avena para después tomarla debajo de la mesa, hasta que un día la licuadora de mi mamá se quemó. XD
Recuerdo también, nuestro primer trabajo juntos. A la edad de 10 u 11 años, un carpintero nos contrató para hacer alhajeros, casitas para perros... pura tontería.
Recuerdo que buscábamos el lugar más oscuro, el cuarto más solitario... la noche más linda, para abrazarnos sin pena.
Recuerdo también, aquella primera vez. Cuando sabía que las cosas cambiarían.

Teníamos la costumbre de quedarnos uno en la casa del otro; Nos turnábamos cada fin de semana. Veíamos alguna película, jugábamos cualquier cosa... Pero uno de esos fines de semana, llegó lo imprescindible.

Fue algo tierno, pero a la vez muy doloroso. Algo de lo cual nunca hablamos. Yo, tenía apenas 13. El, entraba a los 15. Fue cálido, pero muy frío a la vez. Varias cosas se encontraron. Sentía un pánico enorme, pero sabía que lo quería. El tiempo en verdad se detuvo. En verdad, el suceso cambió mi vida, mi persona y mi visión de TODO. No sabía lo que pasaba. Poco después lo entendí.

El hecho nos separó un tiempo, quizás unas semanas. Pero después, las cosas pasaron a otro nivel. Se repetía con frecuencia, Posiblemente cada fin de semana hasta que cumplí 17 años.

Hablábamos poco al respecto, pero ya en la cama, siempre nos reconocíamos. Eramos los amantes de todos los días. Todo lo conocí con él. Nunca hubo celos, jamás nos tratábamos como novios. Pensamos en vivir juntos alguna vez, pero la idea quedó atrás.

La cosa cambió en la preparatoria. El, Testigo de Jehová aún, tenía que seguir con la imagen de intachable. De alguien productivo. El estúpido compromiso social.
Yo, todo lo contrario. Mezclado en antros, alcohol y cigarro. Con amigos de muñeca igual o más torcida que la mía.

Se mudó tiempo después. Se fue un tiempo a vivir a Estados Unidos, pero la suerte no lo trató bien y regresó. Recuerdo que al regresar, mis brazos lo esperaban. Mis besos lo añoraban. Mi cuerpo lo pedía. Pero al parecer en su regreso, estaba marcada la última vez de aquellos encuentros.

Ya no vive en la casa de al lado, vive un poco lejos. Lo veo casi a diario, y siempre me abraza de la misma forma a cuando teníamos 4 o 5 años. Me dice te quiero y le respondo lo mismo. Pregunta si todo me va bien, y le digo que si. Aunque por dentro me pudro de celos al verlo con ella. Su novia ya de hace unos 6 años.

Sé que nos volveremos a encontrar. Lo abrazaré y le diré que todo va bien, que le quiero. Dormiremos abrazados y a la mañana siguiente... ¡Ah! ... A la mañana siguiente, solo Dios (Jehová) sabe lo que pasará...

Será él, ¿el amor de mi vida?.
Ustedes dirán.

Alguna vez contaré, alguna historia de tantas que, ustedes sin saberlo, será una de tantas con él.

Un saludo a todos.

Nota: Ya no puse musiquita porque luego a nerdest y sus oidos de cristal le molesta -.-
Pero por alguna extraña razón, puse repetir muchas veces la canción de Madonna "take a bow".
Qué chingonería! Casi lloro XD

Ya, Ciao!

7 comentarios:

ge zeta dijo...

Wow! Me entró un raro escalofrio. Tu historia me conmovió muchísimo y me movió varias fibras y me ha hecho recordar algunas cosas. Me encantó, me encantó!


Un gran abrazo!!



Yessy Ortíz dijo...

Una buena história, pero a estas alturas de la vida creo que las personas más importantes de nuestras vidas están de paso sólo para enseñarnos eso.. lo importante y hermosa que puede ser la vida y que debemos disgrutar el momento porque después no sabemos si ellas estarán con nosotros o a nuestro lado, un abrazo =)



♚Ӄѧӄǿӄɛӄѧ♚ dijo...

ahh!! me has sacado una lagrima.. hermosa historia..

saludos =D!!



Gabriel Castillo dijo...

Que chida anecdota, que padre es entrar al mundo gay(aunque uno no lo sepa) con ese cariño y sin complejos tontos. Un saludo y saludame a los de muñeca torcida jajaja, me dio risa



---___--- dijo...

hola, la verdad me ha gustado mucho tu historia, es muy linda. Yo igual tengo mi historia con un primo, pero no llego a tanto como en tu caso. MMM el amor de tu vida?...quizas, pero si no se da algo, por algo pasan las cosas no?


saludos!



Zyanya dijo...

Aww mi amorcito! Tu historia es súper ternuris, como de novelaaa! Te adoro!



SuperKind dijo...

Wow!!!
tu historia es muy interesante;, el amor, los sentimientos son incontrolables, se dan cuando menos lo esperas, cuando no estas preparado, pero seguramente cuando mas lo necesitas, es tan raro como nuestras vidad cambian en un segundo ( o en una noche jaja) ¿el amor de tu vida? ¿tu vida acabo cuando te alejaste de el? ¿n0? pues entonces yo me lo pensaria; se que no soy nadie pero aun asi lo dire; creo que fue un amor, por que cuando llegue el de tu vida jamas podras dejarlo, sin que mueras en el intento...

saludos