La historia de un marrano, un engaño y mi vida

martes, 24 de febrero de 2009


Cuando Ge me propuso escribir una columna como invitado, vacilé mucho en el tema, no sabía realmente que escribir, pensaba en el montón de cosas que tengo por decir pero sin opciones valederas para una publicación. En la madrugada del domingo mientras no podía conciliar el sueño pensé en el dinero (no recuerdo el por qué). ¿Cómo puedo ganar dinero?, la respuesta es abierta, aunque trabajando normalmente no se puede porque no soy mayor de edad. Recosté mi cabeza sobre mi almohada y recordé que debajo de mi cama había un símbolo que representaba el dinero y el amor.


Sucedió el 5 de marzo del 2008, mi salida del clóset fue una cosa repentina y que no daba para más, esa noche después de una salida con mi Kike, mi novio a un centro comercial, llegué lavado por la lluvia y conté a mis papás, mi hermana ya lo sabía, así que me respaldó en todo. Marzo fue un mes muy difícil para mi antiguo novio y para mí, vivíamos en constante vigilancia y estábamos presionados. Hubo un momento en que la presión de mi familia fue tanta que decidí ir a casa de él a terminarle para que no corriera riesgos conmigo, en lágrimas le conté que las cosas estaban muy complicadas y que no quería que él sufriera por culpa de mi familia. Escuchándome, consintiéndome y viendo mi cara triste se levantó de la cama y me entregó algo, una carta en la que expresaba todo lo que sentía por mi, me había adelantado el regalo de marzo por nuestros tres meses, leí la carta y vi que en una bolsa enorme había algo más.

Sonreí al leer todo lo que había escrito, abrí la bolsa y encontré algo que no esperaba, era un marrano. Anteriormente habíamos hablado de hacer un ahorro para ambos y disfrutarlo más adelante dándole vida a nuestros planes. Un marranito en cerámica saltaba de la bolsa. Mi novio decía que ahí estaba el inicio de nuestro futuro, yo lo creía así. Siendo valiente pensé, es mi futuro y mi vida, no la de mi familia, no voy a terminarle. Sequé mis lágrimas y lo besé, agarrándolo con todo mi cuerpo nos echamos en la cama y con una tirada fuimos felices de nuevo.

Pasado eso el ahorro comenzó, di miles de explicaciones a mis papás y en abril 16 todas las discusiones y peleas llegaron a su fin. Kike y yo comenzábamos a ser más y más felices, ya teníamos aceptación por parte de la familia de él, más tolerancia de parte de la mía y estabilidad en los dos. Cada semana tratábamos de poner algo en la alcancía y darle de comer al marrano que algún día tendría que morir. El tiempo siguió, entre mayo y junio el marrano fue quebrado, sacamos una gran porción y con eso abrimos una cuenta en un banco, cuenta que fracasó con menos de US$150 por porque no supimos ahorrar después.

El día de la marcha LGBT en Bogotá (29 de Junio), sentí que las cosas habían cambiado, aun cuando el 16 de junio para mi cumpleaños, él se había portado como un príncipe, más que de costumbre, nos sentamos ese domingo 29 a hablar en un parque antes del comienzo de la marcha y él estaba muy frio. Las cosas habían cambiado y desde ahí se daría nuestra ruptura. Una semana después él se alejó de mí casi por completo, habíamos hablado muy poco y por mi lado, aunque estaba preocupado por eso no iba a dejar que me afectara del todo. Para esos días JuanFe había llegado de Florida, él era un gran amigo para mi. En la semana que Kike se alejó, JuanFe fue mi respaldo en todo, al punto que se quedó a dormir una de las dos noches que estuve solo en casa, ese 6 y 7 de julio pasaron muchas cosas que conté en mi blog, la amistad había dado un paso más allá y se había convertido en una relación más cercana en la que el sexo primaba y lo haría después de terminar la relación con Kike.

Sospechas, cosas que no nos cuadraban, líos absurdos, peleas tontas que no sucedieron en la relación pasaron el 8 de julio y el lunes 9 todo llegó a su fin, la relación se había terminado, rompimos y el mes que siguió fue duro, gracias a JuanFe y a mi entrada a la facultad el mundo dio una vuelta y mi vida cambió desde ese punto, enfrenté todo con más madurez y me di cuenta que buscaba más seriedad en una relación. JuanFe y yo nunca intentamos acordar una relación estable como pareja, pero sí como amigos muy cercanos que tienen sexo, pero no solo por “tirar” porque hay confianza y cariño en eso. Con el tiempo las cosas cambiaron con Kike y la relación se volvió madura y somos buenos amigos, con JuanFe es lo mismo, sólo que ahí va más allá porque nos contamos lo que hacemos y deshacemos siempre respaldando lo que somos. Esa es mi vida.

Gracias



8 comentarios:

Borchácalas dijo...

¡Que linda historia! ME puso nostálgico en mis años de prepa, cuando Gloria y yo hacíamos planes a muy largo plazo.

Me hiciste sentir nostalgia de la bonita, con mariposas en el estómago y todo.

Y para colectivo, ¡buen invitado!



Jorge dijo...

Todo a su tiempo, todo a su tiempo, y sí es difícil cuando tu novio tiene más dinero que tú, o tú tienes más dinero que tu novio y las peleas por quién va a pagar y que el otro no quiere sentirse mantenido, pero luego empezaste a hablar de tus novios... fue un post raro pero agradable cuídate.



ge zeta dijo...

Tu historia me gustó mucho y me recordó algunas cosas que me han pasado.

Que bueno que colaboraste con nosotros =)



---___--- dijo...

Que bello detalle el del cochinito...pero en lugar de ahorrar dinero, mejor ahorrar besos, cariños y te quieros

:)




saludos nemo!



Tristán dijo...

Hola Nemo,

Muy bonita la historia, en serio.

Mi amito salió del closet a los 23 y se arrepiente de no haberlo hecho a los 17 o a los 14.

Sus padres le hubieran aceptado igualmente.

Si eso pasaté por el blog de Hell y mira el comentario que le he dejado.

Un lametón.



PABLORE dijo...

Muy interesante tu historia Nemo. Yo no era lector de tu blog y no conocía algunos detalles.
Me parece que para todos nosotros es muy importante el sumar las experiencias, que pueden iluminar a otros muchachos gays que se hallan solos y desorientados, pues cada uno tiene sus vivencias y sus puntos de vista, que enriquecen al conjunto.



ManuisnotLuca dijo...

Nemito, a ver cuando nos entregas la historia completa; desde el primero hasta el más último :DDD



jc dijo...

se tiene q ahorra bien, abrir una cuenta no es solo es un comienzo, es toda una tarea, el de mantenerla y alimentarla, sin q se coma a si misma (si, tantas operaciones d mantenimiento, descuentos, etc)