De la chica butch y su novia paranóica (o De como soy un vouyerista)

martes, 5 de mayo de 2009

Gracias a estas vacaciones forzadas por las cuales todos los estudiantes hemos sufrido, se nos ha entregado un gran paquete de aburrición desmedida. Eso mismo me pasó el viernes durante una de esas crudas cuyo problema es el de ser sonsas en vez de tupidas. Entre picarme los ojos, evadir mis responsabilidades, y decidir mis actividades vespertinas después de haber dormido hasta las doce, me llamó la atención los hermosos –entiéndase horripilantes- gritos de unos carismáticos –entiéndase molestos- infantes. Sí, abajo del edificio donde vivo hay una plaza con una resbaladilla doble donde los mocosos tienden a congregarse a jugar y a hacer escándalo. Pero dependiendo de la edad, estos infantes requieren o no de supervisión de alguien con el conocimiento suficiente de la vida como para saber cómo podría partirse la madre un niño. Este era el caso.

Con los niños venían dos mujeres. Calculo sus edades entre diecinueve y veintiún años cada una. Una de ellas un poco butch, como le dicen comúnmente, y la otra una gordilla. La chica butch, a mi parecer, era la del mando con los niños, pues fue la única que daba indicaciones a los niños. En fin, la escena no era muy interesante hasta que me abordó la duda. Si bien la chica butch se parecía un poco a una prima mía lesbiana, no tenía yo porque sospechar de su lesbianismo hasta el momento donde esta chica se recostó sobre la otra muchacha. Si bien esto no comprueba nada, me levantó unas sospechas, un poco por el antecedente de mi prima.

Seguí observando a los niños y a las dos chavas por bastante rato, después de todo, era lo único que se veía desde mi ventana. Después de un rato, con regaños y todo, los niños mudaron de lugar donde jugar y estas dos chavas, se quedaron. Cabe aclarar que ninguna de las dos chavas se me hizo atractiva, sin embargo, lo siguiente se me hizo muy tierno y muy bello –lo cual después me hizo sentir mal-.Ya solas, la chica butch se abalanzó sobre su chica, la abrazó y estaba a punto de besarla cuando la chica gordilla volteó a mi ventana. Evidentemente, fui expuesto. Lo que me interesó, -e hizo sentir mal- fue el hecho de que por mi culpa, la chica gordilla haya detenido en seco, con una cara de pánico y preocupación, a la chica butch en su abrazo y el inminente beso. No escuché bien pero ella le dijo algo así: -espérate, tú vecino nos está viendo-. Tal vez haya sido paranoia mía.

¿A qué viene esta historia? Pues algo que ya han dicho y me parece sabio comentar del lado del espectador. He leído y escuchado muchas historias de parejas homosexuales donde uno de los dos se siente incómodo demostrando afecto en lugares públicos. Muchos se incomodan por sentirse juzgados ante la mirada de alguien más a punto de no poder agarrarse la mano en público. Sin embargo, algunas veces, el espectador no los ve con ojos prejuiciosos. En mi caso me sentí mal por saberme causante crear una línea de pensamiento errónea –también he de reconocer mi culpa. No tenía porque andar de chismoso en la ventana-. Ellas se sintieron juzgadas cuando yo estaba disfrutando una escena muy afectuosa –y esas escenas me derriten, sean de parejas heterosexuales u homosexuales.

Entonces, la intención de este post es mostrar que a veces los prejuicios no vienen del exterior. No puede uno saber a ciencia cierta el pensamiento de los demás, y actuar por creencias nuestras sobre nuestro alrededor es de una manera atentar en contra nuestra. La represión, muchas veces no viene de fuentes externas, sino de nosotros mismos.

En lo personal, a mi me gustaría ver a las parejas homosexuales de todos lados mostrándose afecto en público. Muchas veces me mueven más mariposas esas muestras que las heterosexuales –pero ese es otro rollo.

9 comentarios:

ge zeta dijo...

Totalmente de acuerdo con eso. Creo que la homofobía y represión viene de nosotros mismos. Todos deberíamos se como Nerdest. Bueno no jejeje



nerdest dijo...

"De la chica butch y su novia paranóica (o De como soy un vouyerista)... "


juro que cuando leí el titulo del post, pensé que hablabas de ámbar jajajajaj


sabes? yo escribi un post parecido, sobre como si nosotros mismos a veces nos liberaramos un poco- bueno, en realidad yo no necesito liberarme más jajaja,- y demostraramos afecto en público, ese tipo de acciones se harían más comunes en parejas homosexuales, y los demás, sean bugas o gays, dejarían de verlo- ya sea con ojos prejuiciosos o no- como algo extraño.


espero el día en que eso pase :)


saludos!



La poEta que LloRo hastA roMpeRse dijo...

por que no me sorprende esto de confesarte espiando por tu ventana...
al menos ya no miras hombres casi desnudos.
te mueven más mariposas??

Ami no me causa nada, creo, solo que aveces los chicos que gustan de otros chicos son muy muy guapos y que se diga de algunas chicas, pues ya nimodo, se que si algun dia decidiera enamorarme de alguna mujer, tendria oportunidad de encontrarme con unas muy guapas que pudieran elegirme.



Xellif dijo...

Concuerdo totalmente con gezeta generalmente la homofobia y paranoia la generamos nosotros mismos y si, si deberiamos liberarnos como nerdest
Creo que un día de estos haré un post sobre eso para explicarlo mejor jeje

saludos



...Mejor pongo un seudónimo aquí dijo...

chale, eso es bien cierto, y está super mal que nosotros mismos nos frenemos por culpa de externos que ni conocemos ni nos importan, estoy de acuerdo, tambien me gustaría ver más muestras de afecto gay en las calles, también para acostumbrar al ojo humano, jojojojo

ayer me pasó algo similar, estaba en un café con una amiga y en la mesa de al lado habian dos niños que de repente se abrazaban afectuosamente, yo lo noté pero no los volteé a ver, sin embargo mi amiga (buga) a cada rato volteaba pero igual no en forma discriminadora, sino más bien como "divertida" por que justamente nosotras estabamos teniendo una conversacion harto gay, jijijiji

hay que dejar de ser paranóicos y hacer lo que nos plazca xD


saludossss



Irene dijo...

Ah, me ha pasado, sisi u_u

Un día me trepé al camión y estaban dos chicos gays (uno staba re guapo :p) agarrados de la mano y en cuanto vieron que me subi se soltaron! Me fui a sentar a un lado de ellos porque estaba cerca de la bajada, entonces yo a veces volteaba para ver si ya era mi parada y ellos como que se ponían nerviosos u__u y me daban ganas de decirles que don´t worry be gay :) jeje...



ge zeta dijo...

Una vez me subí al camión y vi a dos niños como de 12 años besándose. Me dio mucha curiosidad y se me hizo raro. Porque eso no pasa acá en Oaxaca. Esas cosas de niños gays precoces sólo pasan en Monterrey (Hola nerdest jiji) pero acá nunca y los vi con curiosidad y creo que se cohibieron porque pensaban que los estaba juzgando. En fin.



nerdest dijo...

una vez vi a una chava teniendo sexo con otra chava en el baño de un centro comercial

ah no, era yo, jaja



Gloup Gloup dijo...

si yo fuera lesbiana me gustarían las flacas, sin bubbies y cadera equilibrada... me gusta lo bello debo decir, y tendría un pegue no no no, ni que decir, seguro sí!! jajaja