SIN INSPIRACION

domingo, 3 de mayo de 2009

Natalia y Melissa se conocieron en la fiesta de cumpleaños de la mejor amiga de Melissa, no pararon de hablar en toda la noche, bailaban al ritmo de la música mientras bebían tequila en cantidades generosas, intercambiaron números telefónicos y acordaron verse al día siguiente para seguir platicando.

Pasaron los días y se volvieron cercanas, tenían tan solo dos semanas de tratarse y ya eran inseparables. Melissa sentía una fuerte atracción hacia Natalia, pero no sabía si su sentimiento era correspondido.

Natalia debía hacer un viaje de negocios a Guanajuato y decidió invitar a Melissa. Mientras viajaban se podía sentir la tensión sexual que las acompañaba, comenzaron a hablar de temas sexuales y Melissa se atrevió a preguntarle si había estado alguna vez con una chica, Natalia sólo atinó a reir. Regresando del viaje Natalia invitó a Melissa a dormir en su casa, ella accede y le insinúa que no le gusta dormir sola. El estómago de Natalia dio mil vueltas ante tal insinuación y decide quedarse con ella, mientras se desviste, trata de controlar la mirada para no perturbar la privacidad de Natalia, pues aún n está nada claro.

Poco pudo controlar Natalia, al ver a su acompañante con ese atuendo que le parece tan sexy, solamente un boxer blanco y una blusa de tirantes del mismo color, misma que le queda totalmente pegada y moldea su figura de manera extraordinaria. Decidió que lo mejor era salir a fumar un cigarro en el balcón, para calmar un poco la tensión que sentía y las ganas de sentir muy de cerca a Melissa.

De poco sirvieron los intentos de Natalia para calmarse, pues al regresar a la habitación no puede dejar de pensar en el deseo que siente de tenerla cerca. Da mil vueltas en la cama, la observa dormida y sólo puede pensar en poseerla. Melissa pasa su brazo encima de Natalia y la abraza, al sentir su piel no puede hacer más que estremecerse a causa del contacto. Natalia acerca su boca hacia ella y siente el aliento de su compañera de cama, no puede controlarlo más y comienza a tocarla, acariciando su espalda, subiendo y bajando su mano, tocando su cintura, de pronto Melissa comienza a mover sus manos, comienza a tocarla, a sentir su piel sobre sus manos, su respiración se acelera y se acerca un poco más para rozar sus labios, mientras sus manos siguen recorriéndose, tocándose, poco a poco Melissa va besando cada parte del cuerpo de Natalia, mientras ella se estremece cada vez más, sin dejar de tocarla.

Esa noche no durmieron, y fue la primera de muchas noches juntas.

10 comentarios:

ge zeta dijo...

Órale. Mira que guardadito lo tenías, jijijiji.

Estuvo bueno



.Tato. dijo...

Qué hermoso relato
¡Qué tierno! *--*



Monze Tck dijo...

siii k tierno post
K lindo !!



Maldita Castañeda dijo...

tierno.



Borchácalas dijo...

Muy lindo. Muy bonito.

Así me gustan los relatos eróticos.



Abbita dijo...

que bueno que no tenias inspiración!

luv yu



NeMO dijo...

Lindo!!!

El tiempo y las experiencias logran hacer que una relación se vuelva sólida.

:D



Leliel dijo...

Según tu, sin inspiración, según yo, tan sencillo que atrapa y envuelve por su falta de pretencionismos, según yo, con harto sentimiento y un dejo de esa sensacion que producen las historias de buen sabor de memoria. ;D



Xellif dijo...

bonito bonito bonito, awmmm que tierno



paU dijo...

oooooooooooraaaaaaaaaleeeeeeeeeeeeeee!!!
porqe esas cosas nunca me pasan a mi
u_u