De las dos amigas

martes, 9 de junio de 2009

Tengo dos amigas cuya relación es casi de pareja. Se aman y poco les falta para ser amantes –según todos los que las conocemos. Su amistad es casi para escribir un libro de cuentos con toda la sarta de anécdotas, frases, amores y desamores que han tenido.

Las conocí a ellas dos juntas en el eterno esplendor de su amor que nunca he visto reprimido a costa propia. Ambas, a lo largo de su amistad han tenido varios novios –que nunca han compartido, al menos hasta donde yo sé- quienes, por lo general, se encelan de la otra. Es un tanto curioso. Los novios esperan superar el grado de intimidad alcanzado por ellas dos a lo largo de casi cinco años de conocerse, en unas semanas o meses. No aguantan escuchar sus planes de irse a vivir juntas a una casa de la Roma y vivir rodeadas de gatos. Siempre quieren una invitación y esperan ser más importantes. Jamás la han obtenido.

Con ellas dos se debe entender algo muy sencillo: son simbióticas. Es imposible pensar en una de ellas sin evocar la influencia de la otra. Se comparten sus secretos. Si fueran de la misma talla, incluso compartirían ropa interior.

No he de decir que jamás han tenido problemas. Sin embargo, he visto sobrevivir esa amistad varios baches que no hubieran sobrevivido otras. El truco, a mi parecer, es que se han sabido comprender y conocerse –y nadie más parece hacerlo.

Muchos las han criticado. Les han dicho come-hombres, zorras, mamomas, tontas, torpes; todos los insultos los han sabido esgrimir con una destreza envidiable. “Nosotras no somos puta, somos diosas” es una de sus frases predilectas –y también de las mías. ¿Cuál es su secreto? Si lo supiera no se los diría.

La verdad a confesar aquí es muy sencilla. Ellas dos juntas son bomba, sin embargo, uno no puede intentar entenderlas –mucho menos a retarlas, con un par tan inteligente como ese es imposible ganar- como ellas lo hacen a sí mismas. A ellas dos juntas hay que quererlas y reírse lo mejor posible.

Quisiera hacerles justicia con este texto, pero me es imposible. Ellas dos son grandes, más grandes de lo que uno podría imaginarse, y con gente de ese talante, sólo conociéndolas se les puede hacer justicia.

6 comentarios:

nerdest dijo...

pero son lesbianas? o bisexuales? o qué pedo? i dnt get it ._.



Soron dijo...

@nerdest ...a mi me pareció que son hetero.

...pero sería genial que fuesen bisexuales. :p

@Bórchalas ...esas amistades son para toda la vida.



ge zeta dijo...

@nerdest Eso qué importa.

Yo quiero un amigo así, para siempre forever!

¡Qué bonito!



Cinnamon/Gothik Doll dijo...

Alguna vez tuve una amiga asi... hasta que los intereses profesionales nos separaron. Que botana, no fueron hombres, ni fue que dieramos el otro paso y no funcionara. Sencillamente, a la larga elegimos caminos diferentes.



Brujísima dijo...

Quizá en el futuro se de algo, o ya lo hay y nadie lo advierte con tanta mimesis que hay entre ellas. A mi me pasó, tenía a mi amiga igual como describes en el post, yo bi y ella buga y un buen día la naturaleza hizo de las suyas y nos enrollamos no pasó nada más, seguimos siendo las mismas y eso sí, nadie de nuestros amigos se enteró en su momento, cuando dejamos de enrollarnos y nos quedamos sólo con la amistad fue que uno que otro se enteró y ahí empezó lo cómico, ni que decir de la confusión de mi amiga por si era bi o heteroflexible, jajajaja!

por otro lado que feo eso que dice cinnamon/gothik doll tener una conexión tan chingona y de pronto perderla debe ser lo peor del mundo!



SoY la MeJor PerSonA kE pUedO sEr dijo...

INTERESANTISIMA HISTORIA.. ME IDENTIFICO.

SALUDOS A TODO MUNDO...