Mi nombre es Juanito y soy jotito

jueves, 24 de septiembre de 2009

Imaginemos por un minuto (aunque pudiera ser una aberración, para algunos, para otros el sujeto del deseo) que ustedes tienen un hijo (no entre todos, claro, sino por separado, o en grupo si es que desean hacer un licuado).

Pensemos que lo que van a querer para él (al igual que todos nuestros padres y madres egoístas y muy a su modo) es que sean felices, pero además que no sufran los estigmas por el gusto sexual, el diferente y diverso gusto sexual (tan ricos los sabores, y que además nos tiene aquí, posteando, o leyendo según sea el caso).

¿Cómo harían eso?

Y hago esta pregunta porque en ocasiones lo que más deseamos es lo que no estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos.

Hacemos pasar a una novia (las mujeres) por una amiga, nos quedamos "a dormir" en su casa para "hacer tarea" o porque "le caemos muy bien a sus papis" y entonces nos invitan a cenar, se hace tarde y pues por aquello de la inseguridad que se vive, preferible es quedarnos donde ya estamos, que al cabo "es mi amiga". Lo que sigue es la pura diversión y la chispa de la vida (a quien le hagan daño los orgasmos, por favor que nos cuente, por pura curiosidad).

Luego los chicos se hacen de una novia, andan con la chica de la mano y cuando los ve uno por la calle (chismosos que no fuéramos y dios gracias por la lengua viperina) nos preguntamos quién le pasa los tips de belleza a quién.

El clóset, la autoestigmación, el solitos escondernos de lo que somos para evitarnos problemas.

Lo digo yo que nunca he tenido esta conversación con mi madre, mirad nada más qué contradicción.

Nunca he pensado en tener hijos, no sabría cómo afrontar tal responsabilidad.

Pero los que sí, me gustaría saber qué hacen y qué podemos hacer nosotros para de verdad habilitar un espacio de concordia entre la diversidad sexual.

¿De verdad se necesitará otra revolución sexual?

¿Ustedes sí les van a decir a sus hijos a temprana edad de dónde vienen los niños?

¿Van a ir de la mano a recogerlo de la guardería o de la escuela, o de la fiesta con los amiguitos?

¿Tendrán un hijo?

Y lo mejor ¿por qué chingados hay que afrontar al mundo? ¿por qué no mejor pensar en educar y no sólo enfocarnos en lo jodido que está el mundo? (oh! pensé en voz alta)

Señores, favor de dejar su mensaje, de verdad quiero saber, necesito saber en qué andamos, para hacer de este un mejor lugar para vivir la diversidad sexual.

A ver...

8 comentarios:

Xellif dijo...

pues ehm así como tener un hijo lo dudo y muuuucho y abismalmente, como te diste cuenta ayer, aun son insoportables los niños para mi, entonces de aqui a un largo rato olvidemonos de la idea siquiera de que yo adocte, y en todo caso de tenerlo, obvio la educación es el mejor camino



Borchácalas dijo...

En serio, ¿quieren otro como yo en este mundo? Yo no. Seguro le daría un tiro.



Mar dijo...

Hace falta otra revolución, definitivamente.

Para que las misses de los jardines de niños no hagan cara de susto cuando dos mamás lleven de la mano a su hijo hasta el salón.

Pero mientras esa revolución llega, yo no sé qué haría si tuviera un hijo y compartiera la responsabilidad con otra mamá.
Puede uno ser abierto y hacer crecer a los hijos sin prejuicios en ese aspecto, pero cuando cruzan la puerta de salida el mundo no los recibe del mismo modo.

Muy, muy difícil.



Nat dijo...

dá miedo traer más niños a éste mundo

pffft...es lamentable que en ésta época...por muy caótica que séa...sígan éste tipo de ondas...cada quién es cómo es y no deberíamos de rendirle cuentas a nadie...más que a uno mismo...y si uno mismo es feliz por como és...al demonio lo que piensen los demás



ge zeta dijo...

Otra revolución setsual hace falta.

Me encantó este post, tan cargado de ironía. Ayy qué bonito es tener "amigos" e ir a "dormir" a sus casas. Jejeje

Yo sí quiero hijos



ge zeta dijo...

¿Quién me los hace?



Pulann dijo...

Pues miren yo soy bisexual y tengo una hija, y en mi muy particular punto de vista no me incomoda lo más minimo que mi hija me vea con otra mujer o ir en mi " mamamovil" como le dicen mis compas , acompañada de una amiga y mi hija, claro que se necesita mucha educación y eso empieza por uno mismo, y el no tener hijos no va a cambiar el pensamiento o la doble moral, yo creo que una revolución sexual sería tener hijos y educarlos abiertamente... eso, si cambiaría este mundo.

Yo lo hago con mi hija.

Pulann



Brryanda dijo...

Pues... me gusta eso de hacerse pasar por la amiga, agrega un poco de emoción, aunque muy momentanea, después seguro es hartante.

Y... no sé, hay una contradicción entre lo que pienso y digo... porque según yo no quiero tener hijos, pero alguna vez lo pienso y... me da ternura (?) Aunque no lo aguantaría, eso seguro.