Puto vs Gay

miércoles, 28 de octubre de 2009

1. “Puto el que lo lea”. Me acuerdo perfecto: yo tenía como ocho años, venía de la escuela y pasé junto a la pared grafiteada a un lado de mi edificio. Ustedes no lo van a creer, pero yo nunca, nunca, había escuchado la palabra “puto”. ¿Puto el que lo lea? Llegué a mi casa y le pregunté a mi tía Martha, quien por alguna razón empezó a hablar de un camión repartidor de Chaparritas, de una vecina que se mudaba a Aguascalientes y de las albercas de hule espuma.

Como ocurre en estos casos, los que me sacaron de dudas fueron mis amigos. “Puto” era un insulto, aunque yo no entendía bien qué significaba; pero al parecer, había que cuidarse bastante de ser puto y de los putos en sí. También había que cuidarse de ser puta, ¿verdad? O por lo menos de parecerlo. Pero aparentemente, para los hombres en particular, “puto” resultaba gran ofensa.


2. Cuando los años pusieron ante mis oídos la gama completa de connotaciones de la palabra “puto”, la verdad es que me gustó. Me encanta como suena: es contundente, tiene dos consonantes fuertes, es cortita. Basta con que le digas “puto” a cualquier hombre para que le metas una insultada de aquellas, aún sin querer. Uno puede decirle puta a la mamacita del fulano en cuestión, incluso a la chava que va con él; ahhhh, pero no le digas puto a él, porque entonces se arma una de aquellas. Y por ejemplo, dicen que en México si quieres arruinar la carrera de un político, lo único que tienes que hacer es propagar el rumor de que es puto.


3. Lo curioso es que en la medida en que he ido incorporando el uso de “puto” a mi lenguaje cotidiano, he eliminado de ella cualquier connotación a la homosexualidad. En lo personal, para mí alguien puto es quien no tiene el valor de dar la cara cuando se equivoca; alguien que es hipócrita y no acepta sus responsabilidades; alguien que no tiene escrúpulos, que actúa cobardemente. Nada de esto, creo yo, tiene que ver con la preferencia sexual. Por ejemplo, el que se me cierra y me echa el auto encima cuando voy manejando, pero luego no se atreve a voltear a verme cuando paso por un lado: puto. O el tipo en mi oficina que cuando se pierde un objeto y le preguntan cuándo lo vio por última vez, dice no saber, por miedo a que lo culpen: puto. O el marido de mi amiga, que le dice que no sabe si quiere seguir con ella y lleva un año haciéndose pendejo jugando a que están separados y no. Grandísimo puto.

A veces también los que la llevan son algunos objetos, y ahí el género cambia indistintamente de masculino a femenino. Típicos casos para mí: me aprietan los putos zapatos; no encuentro las putas llaves; dejen de hacer ese puto ruido; paren el puto elevador; el puto Internet no sirve; hay que pagar la puta renta.


4. “Tengo algo que confesarte”. Vale madre, pensé. ¿Ora qué hizo este? Para mi sorpresa, me la soltó derechita: “Es que a mí me gustan los hombres”. ¡¿Juat?! No mamar. Éramos amigos desde hace tres años y fuimos cuates de peda durante al menos uno de ellos. ¿Cómo es que nunca me di cuenta? ¿Cómo carajos es que no me habías dicho? “Es que primero me tardé en aceptarlo. Después me dio pena que fueras a decir ‘este pinche puto’”.

Me dolió escucharlo. Lo quería –lo quiero, seguimos siendo amigos- muchísimo más allá de esa serie de clichés. Pero sobre todo, me dolió escuchar la palabra “puto”. Porque él es tan generoso, tan noble, tan solidario; es tan alivianado a pesar de que luego me agarra de un pinche humor de la chingada; es sensible, es talentoso, todo el tiempo está metido en un buen de proyectos y lo hace por amor al arte. ¿Cómo se le pudo siquiera ocurrir que yo un día lo llamaría “puto”?

No, señores. Allá afuera hay un montón de putos; mi amigo, es simplemente gay.


5. Feliz, felicísimo cumpleaños de todo corazón a Gaycolectivo. Felicidades a quienes saben quiénes son, lo dicen y motivan a quienes aún se encuentran buscando el valor. Felicidades también a nosotros, que con cada post aprendemos un poco más.

Y sobre este texto en particular… ¡puto el que lo lea!


16 comentarios:

Mar dijo...

Claro. Uno nunca hace llegar los motes con tintes discriminativos a los amigos. Sólo para el resto de la humanidad.

Y es que el término 'puto' suele ser muy ofensivo. En una borrachera mi mejor amigo se despidió temprano porque trabajaba al día siguiente o algo así. Yo le dije a mis amigas también presentes: "¡El puto de Memo ya se va!" refiriéndome por 'puto' a su ñoñez y no a su inclinación sexual. Me sentí tan mal cuando recordé que hacía apenas dos fines de semana que nos había hecho saber su homosexualidad.

Nunca tuve chance de aclarar el asunto. Maldita palabra. ¿Por qué no hemos creado otra que sea igual de versátil pero cuyo significado no se extienda hasta la homosexualidad?



LuisG dijo...

PUTO! aaaaah! que palabra tan hermosa, no se si alguna mas pueda sugerir tantos terminos chingueriles, esta WEY, pero no es lo mismo decir WEY! a PUTO!

Putos TOD@S, menos yo...



.: gusipacio :. dijo...

Gran Gran post! Felicidades!



nerdest dijo...

qué buen post, de verdad!

y de hecho, suele haber más hombres bugas putos, que gays putos.



ge zeta dijo...

Yo también. Hace mucho que le quité cualquier sentido que tenga que ver. con las preferencias sexuales, a la palabra puto. Ahora la uso al por mayor.

Tienes tanta razón al decir que es muy contundente. Me gusta.


Gracias por el post. Estuvo genial.



Gus dijo...

Me encantó tu post, de acuerdísimo contigo. De acuerdo también con nerdest, me ha tocado caba buga más puto...

Curiosamente, hace un tiempo postee algo al respecto acá: http://lasvirgenesimaginarias.blogspot.com/2009/07/tods-somos-manas.html

Un abrazo!



wisho dijo...

Amén!, tienes muchisisisisisisisima razon en todo...yo tambien la uso de forma cotidiana para maldecir las cosas.
me gusto tu post... Ü
saluditos! :)



La Maga dijo...

El post es excelente. La redacción y el contenido del artículo, entre divertido y melancólico, se llevan mi mejor sonrisa de satisfacción.

El mejor comPUTO de congratulaciones.

((Un beso))



Violette dijo...

excelente post n_n
Aunque acá en chile decirle puto a un hombre no es una gran ofensa,en cambio si le dices así a una mujer esta puede llegar a acriminarse contigo; además acá nunca se le ha dado connotación homosexual.
En lo personal, con mis amigas y compañeras de clase nos tratamos de bitch o puta sin tener problemas, ya que está el factor de que nos conocemos hace tiempo y hay confianza para hacerlo.
Encuentro gracioso como pueden alterarse por una palabra que nisiquiera es cierta en la mayoría de los casos.

Saludos a todos.



Xellif dijo...

ups leí el post, PUTO!!! jajaja, muy buen post, aunque al igual que varios le quité ese sentido a la palabra qunque algunas veces se lo recargo, cuando algunas amigas cercanas me lo dicen y no me da problema ni me ofende

Pinche Putito jijiji



Jaime Rivera dijo...

Me encantó tu post.

Sólo creo que la cosa no debería ir por ahí.

Entiendo que no asocies puto con homosexualidad, pero incluso sin quererlo, cuando a alguien le dices puto, estás echando toda la carga negativa, junto con lo de homosexual, en un mismo plato. Y lo echas todo junto aunque no quieras. Aunque tu intención no sea ofender a los homosexuales.

Es como el cambio de la palabra ¨gay¨ en inglés. De unos años para acá. Decir que algo es ¨gay¨ es que es de mala calidad, chafa, feo, naco, etc.

¿Te das cuenta?

Yo no le tengo miedo a las palabras. Decirle negro a un negro no tiene nada de malo desde mi punto de vista.

Pero decirle nigger a un negro (en inglés, obviamente) es horrible. Es inaceptable.

Yo siento que con ese grado de seriedad se debe tomar el uso de la palabra puto.

Al legitimarla como insulto, estás validando que ser puto es malo. Y hay gente que no conoce ninguna otra palabra para dirigirse a un homosexual. Hay gente que no conoce ni la palabra homosexual ni la palabra gay. ¿Entonces qué queda? PUTO.

Me encanta tu forma de pensar, y entiendo lo que quieres decir, pero sin querer, estás colaborando para agrandar el problema. Al menos así lo veo yo.

Muchas gracias por compartir tu opinión. De verdad que me gustó mucho leer tu post y me conmueve la manera en la que cambiaste tu forma de pensar, de no saber ni qué significaba, a saber, desde tu punto de vista, a quién aplicarle la palabra y a quién no, y en cuáles contextos. Eso se me hace lindo. Lástima que no esté de acuerdo en lo que ya te dije arriba.



eqiiz dijo...

no yo tampoco soy puto, aunque si lei eso, pero no soy, yo soy gay, pero a mi me da igual que me digan puto, gay, eqiiz...

muy buen post & nunca dejes a tu amigo :D

& felicidades al blog



«j·m·p...» dijo...

por eso cuando dicen que uno es gay-casi-buga-medio-puto es totalmente coherente, así como la frase:

Amigo, ya no seas puto y aviéntate con X chico, no pierdes nada u__u

Snif, a veces soy bien puto y también bi.

Y todos mis amigos de ingeniería son putísimos y bugas (y no lo pueden negar) XD



Frido Spinoza dijo...

Pinche vieja tan cabrona! Pase de la risa suelta al nudo en la garganta (usted sabe porqué). Y luego de leer todos los comentarios a tu texto diré: en definitiva, etiquetas como PUTO luego desmadran mucho al mundo, pero creo que recuperas un sentido —el único— que debería tener esa palabra PUTA palabra. Otra cosa: tu cierre es magistral. Beso y abrazo. Frido



Violola dijo...

Aaaah! Yo no uso ésa palabra con connotación homosexual, la uso como en vez de a que cabrón, a que puto :D

Jajaja n___n



Anónimo dijo...

No pude evitar comentar comentar esta entrada... a pesar de ser de una entrada de octubre del 2009.

Pero es que lo mismo me paso por la cabeza el dia que le dije a mi mejor amigo que soy gay. "Lo ultimo que quisiera es que me vieras con cara de... pinche puto maricon"

Ha! que Gay XD