Máscaras: ¿Quién era Alex? **

jueves, 30 de abril de 2009



La puerta del antro estaba llena, pero llegue mostrando la muñeca con el pase VIP, me enfundé en mi máscara y entré sonriendo. Iba solo, por lo general soy tímido pero esa noche algo me había dado valor, -tal vez la máscara- pensé.

Cuando pasé las cortinas, había por lo menos un ciento de mujeres hermosas, con vestidos altamente sugestivos y olía al perfume de varias con una mezcla de tabaco y alcohol. Las luces eran tenues pero rojas, la música era suave pero con un bajeo impresionante. Se me enchinó la piel y antes de dirigirme a la barra, quise conocer el lugar y ¿porqué no?... checar posibles víctimas. No me reconocía, jamás había ido sólo a un antro, muchos menos con mood de ligar, pero jamás había deseado tanto a tantas mujeres a la vez, era impresionante.

Después de ir por un coctel, que tenía un color azuloso y sabor a menta, me senté en una de las pocas mesas solas, en el centro del lugar, con vista hacia la puerta de entrada. Y después de un rato de sonreír y buscar mujeres tras la máscara, fije mi vista en la puerta por un par de minutos, por inercia voltee hacia el reloj que marcaba la 1 en punto. Al regresar la vista, no podía creer lo que veía... comencé en su abdomen plano y semi descubierto por el escote que llegaba hasta el ombligo del vestido de satin negro, bajé mi vista y vi dos perfecciones convertidas en piernas bronceadas y brillantes, volví hacia arriba y el par de pechos caían exactos cubiertos por el vestido, la boca era para mi una fuente inmensa de placer. La máscara era negra con brillos y el cabello era largo y estaba agitado por el viento, de un negro intenso. Tras los brillos de la máscara, habían dos joyas verdes que coronaban todo.

En ese mismo instante me paré, me paré frente a ella y me dijo:
-Te veo en el VIP- mientras me enseñaba su muñeca en la cual brillaba el brazalete.

No podía creerlo, la seguí, no sin antes regresar a mi mesa y darle fondo al coctel que había pedido minutos antes. Me acicale, frote mis manos y me sonreí, esta noche era mía...

El cuarto privado era increíble. Había luces neón moradas en el suelo y las paredes eran negras arriba, en una plataforma había un sillón en U con una pequeña mesa en el centro. Alrededor de la plataforma, más sillones. Habian tres parejas, pero la mesa del centro estaba ocupada por esa belleza. Me senté a su lado y pidió dos dry martini. Entre el volumen de la música, la obscuridad y las máscaras no se podía establecer una conversación así que decidí conversar de otra forma...

Me acerqué hacia su oído y le susurré -Shhhhhh...-
La tomé de la cintura y la subí a la mesa, sus tacones encajaron en el sillón y ahí la tenía, a punto de saciar mi sed en su boca. Agitó su cabello y yo ya no podía ocultar lo que sentía. Miró hacia abajo, sonrió y se mordió un labio. No pude más. Así sin conocer siquiera su nombre, comencé a besarle como si no hubiera siquiera presente. Bajé a su cuello y mordí con fuerza cada centímetro de su cuerpo con sus gemidos de fondo. Me separé un poco para darle un trago al martini, sonrió y regrese a morder. Su vestido era hermoso pero decidí que se vería mejor sin él. Así que tiré de los hombros y me deshice de él. El par de pechos era impresionante, dejé todo mi aliento cálido en ellos...

Cuando regresé en mi, mi camisa estaba desabotonada y mis horas de gimnasio junto con el sudor brillaban a la luz morada. Ella pasaba sus manos por mi pecho y tiró de la camisa. Ahora ella actuaría. Me empujó y caí sentado... ella se sentó sobre mi. Pude sentirla y me besaba tirando de mi cabello y mis manos subían y bajaban de su cintura hacia sus nalgas, subían de nuevo hacia su espalda y después a su par de deliciosos senos. Comenzó a bajar y cuando menos lo supe, tenía sus manos en mi cinturón. No podía creerlo, descubrió todo y me miró a los ojos tras la mascara, sonrió y de nuevo se mordió los carnosos labios. Yo cerré los ojos y sentía su boca en mi pene, era una sensación deliciosa y sin duda ella sabía como hacerlo, iba lento, con la música, yo estaba perdido, respiraba agitado, y mis puños estaban apretados al igual que mis dientes. No podía contenerme más así que la levanté y me dejé correr explotando como nunca...

-Hazme tuyaa...- Me susurró y otra vez la tomé de la cintura y la senté en el respaldo del sillón, con las piernas abiertas y su deliciosa tanga negra fue bajando por sus hermosas piernas. Antes, me arrodillé ante ella y comencé a pasar mi lengua por su abdomen, bajé hasta su sexo... era delicioso. Cuando estaba a punto de estallar, la llené de mi y sentía como disfrutaba, realmente podía sentirlo entrar y salir, iba al compás de su respiración, pero hubo un momento en que paró me miró a los ojos y estalló.......

Se acercó a mi oreja y susurró... -Hola, soy Alex-

-Luis... Luis... ¡Luis!- escuché la voz de mi psicólogo.
-Perdón, ¿Qué pasa?- me desperté sobresaltado y sentí su mano en mi hombro.
-Luis que pasó, estabas comentándome sobre un sueño que tuviste, pero, te quedaste dormido o entraste en un trance, ¿estás bien?-
-Si, perdone doctor, no se qué me pasó-

Después de un rato más de terapia y de hablar de mas y mas problemas, tenía que regresar a la casa así que me despedí y el me dió la factura. Cuando disponía a salir del consultorio me preguntó:

-Oye... Luis... ¿Quién era Alex?-

FIN



**Este relato es el final de una historia de Octavo Capítulo. Para leer los capítulos anteriores clic aquí.

Yo también soy Sodomita



Afuera brillaba el sol, no había una sola nube a la vista, los pájaros cantaban, las calles estaban desiertas y hacía un pinche calor irracional, al menos para la imagen de nieve eterna y osos mieleros que me había formado de Canadá.

Adentro flotaban juntos el humo de nuestros cigarros junto con Deadwing que me había estado volando los sesos desde principios de año. Sobre mi hombro descansaba la cabeza de una persona que nunca había oído siquiera el nombre de Porcupine Tree y escuchaba tan extasiada como atenta.

Conforme escribo y recuerdo me doy cuenta que es absurda la cantidad de detalles que conservo de ese día, por ejemplo, que la marca de los cigarros era Peter Jackson como el director, pero creo que no es para menos, ese sucedieron dos cosas importantísimas en mi vida: Me dí cuenta que estaba enamorado de la única manera en la que se puede estarlo - como un vil pendejo – y me convertí en sodomita.

La experiencia comenzó como suelen iniciar estas batallas épicas: con una ligera y caricia de mis dedos en su antebrazo. El calor del cuarto y el de nuestros cuerpos se encargaron de que el polvorín que éramos, comenzara a estallar. Mis dedos perdieron pronto la timidez y empezaron a recorrer sus brazos, sus hombros. Patinaron por su cuello y se detuvieron en la comisura de sus labios, esperando una – innecesaria – señal de aprobación que llegó enseguida en forma de su lengua húmeda que, como si de otra punta se tratara, lamió la punta de mi dedo.

De las lamidas siguieron los besos, grandes, pequeños, con lengua, con dientes, con labios, con saliva y con sangre. Adoro besar casi tanto como coger, si los cuerpos se entienden en los besos, lo más seguro es que se entenderán bajo la cintura.

Terminó la sesión de besos y decidí subir un poco el volumen. Separé las piernas de mi acompañante, abrí el botón de su pantalón e introduje mi mano para explorar. Una tibia humedad me recibió y mis dedos respondieron a ella, haciendo círculos lentos, no había prisa, era apenas el primer ensayo. Saqué los dedos para darle a probar su humedad y los noté empapados de carmesí.

- Amor...Creo que te acaba de bajar.

- No mames

- Mira

- ¡PUTA MADRE!

Ella se levantó bruscamente al baño, dejándome sentado con una erección resignada. Yo no tenía tanto problema en convertir a mi pene en Moises y separar el Mar Rojo, pero ella era muy quisquillosa y sabía no valía la pena insistir. Regresó al poco tiempo, con una cara entre apenada y aun caliente. Se sentó sobre mi a horcajadas y me empezó a besar el cuello. “Estoy demasiado caliente” me susurró al oido. “yo también” contesté como pude pues el cuello es mi punto débil. “vas a tener que solucionar esto, papi”. Fue entonces cuando se me prendió el foco. “Amor...este...¿et pour derrière?” - no me pregunten porque lo pregunté en francés, no tengo ni idea-. Ella dejó de besarme y me miró con lo que en ese momento interpreté como sorpresa. Dudó un momento y preguntó:

- ¿Lo has hecho?

- Jamás

- Yo tampoco (tiempo después me enteraría que eso era mentira)

- Nos sobra un chingo de lubricante

- No se...

- Amor, piénsalo, es algo nuevo para los dos y eso es raro. Pensé que tendría que metértela por una oreja para estrenar algo contigo.

- Jaja...pendejo...OK. Ve por el lubricante.

Emocionado niño fui por lubricante. Ella ya se había puesto en cuatro y me ofrecía las nalgas más bonitas que he tenido. Redondas, carnosas y firmes. De la emoción pasé a los nervios de primerizo. No podía abrir el lubricante pues se resbalaba y cuando por fin la abrí, cayó de mis manos. Ella solo se reía en silencio de mi papelón. Cuando por fin logré dominarme, separé sus nalgas y las llené de ese líquido viscoso y frío. Ella se estremeció un poco y gimió un poco lo cual me volvió a poner en el estado de excitación del comienzo. Acerqué mi glande a su ano para hacer un pequeño masaje de ensayo.

Y ahí ocurrió lo que recordaré el resto de mi vida. No se si fue un resorte de la cama, o mi mala posición de arrodillamiento o si ella se movió bruscamente el caso es que tomé su breve cintura entre mis manos y mi cuerpo se movió bruscamente hacia delante, metiéndola toda, de un solo golpe. Ella pegó un grito desgarrador que hubiera despertado a un comatoso. “¡Perdón, perdón!” dije tan apenado como sorprendido. Pero la verdadera sorpresa llegó cuando aún con toda su voz me dijo “NO, no. NO me la saques. ¡¡Te mato!! ¡COGEME!” “¿cómo?” pregunté azorado. “que me cojas, cabrón” me dijo entre dientes, mirándome con mucha más excitación que dolor.

Sus ojos de vampiresa en celo y la estrechez de su culo – que por el susto y la sorpresa no había tenido tiempo de apreciar – hicieron que olvidara todo y la obedeciera. La embestí, una, dos, no sé cuantas veces. Ella gritaba, yo gemía. Cada movimiento era como luchar contra una barrera de carne, que me retaba a recuperar el terreno que perdía al moverse hacia atrás.

“Me voy a venir” le dije después de un rato. “Vente, papi, vente pero no me la saques...no me la saques nunca”.

Me vine como nunca antes, su última frase hizo que de mi cuerpo manaran litros de amorosa leche. Ella la recibió toda, mientras gritaba mi nombre, como una banshee que anunciaba mi pequeña muerte.




Historia de una mamada

miércoles, 29 de abril de 2009

Tantas noches he anhelado tenerte junto a mí que cuando esté en ese momento no sabré si dar el siguiente paso o sólo contemplaré tu silueta y sentiré el calor de tu cuerpo junto al mío. Te preguntaré si tienes cosquillas y me dirás que no tienes por ningún lado. Te diré que no lo creo. Bien sé que si lo haré, sólo que querré iniciar ese juego de insinuaciones que nos llevará a un rumbo desconocido.

Mis manos tocarán las tuyas, se enroscarán en tus dedos y luego se deslizarán sobre tu brazo. Cerraré mis ojos y te preguntaré si sientes cosquillas. Será un pretexto, lo sé. Me dirás que no. Tocaré tu hombro y me dirigiré a tu cuello. Creeré que tendrás cosquillas detrás de las orejas o en la nuca pero me dirás que tampoco. Mis manos tocarán tu cara. Acariciaré tu cabello, tu frente y bajaré lentamente por la nariz. Bajaré más, un poco. Y posaré un dedo sobre tu labio y lo morderás lentamente al mismo tiempo que susurras que nunca lo lograré. Eso se convertirá en ese instante en un reto para mí y tú seguirás firme en tu postura de que no desgajaré tu frigidez.

De sobresalto te levantarás diciendo que irás al baño y cuando regreses me dirás que tienes calor y que te quedarás en ropa interior. Yo te creeré porque apenas iniciará junio. Te recostarás nuevamente, esta vez boca abajo. Con un poco de temor colocaré mis manos aún temblantes sobre tu espalda y como si fueras un objeto muy frágil vacilaré en mis movimientos. Finalmente recordaré que para mí un dedo deslizándose por la espina dorsal es muy excitante y lo intentaré contigo.

Lentamente correré mi mano por tu espalda y te preguntaré si sientes algo. Tu voz muy tranquila me dirá que no pero no me rendiré. Tu espalda habrá terminado y sobre la tela de tu boxer acariciaré tus nalgas, primero muy suavemente y luego con más intensidad. Eso me excitará. Te moverás un poco y creeré que he llegado pero me dices que aún no. Abriré mis ojos y me acercaré a tu oido. Mi voz ya entrecortada te susurrará cuestionando si sientes algo y firmemente lo negarás.

Morderé tu oreja delicadamente y bajaré mi mano, tocaré tu muslo y tu cuerpo tendrá un ligero espasmo que me indicará que he encontrado tu punto sensible. Mi boca besará tu espalda mientras mi mano descubrirá que al acariciarte los muslos tus movimientos son más armónicos y la frigidez de la que tanto presumes desaparecerá en ese lugar. Te preguntaré si sientes algo y me dirás que no, pero esta vez no te creeré y te diré que me engañas. Querré continuar tu juego y te pediré que te voltees.

Me obedecerás y volverás a retarme diciendo que no lo lograré pero en tu voz podré escuchar que mientes y eso será suficiente incitación para mí. Hará ya mucho tiempo que mis planes habrán cambiado y sin consultarlo me lanzaré sobre tu pecho y comenzaré a besarte. Mi mano te acariciará el vientre. Tu costado. Tu ombligo. Acariciaré tus vellos que indudablemente me querrán indicar el camino que debo seguir. Continuaré con sólo dos dedos y me decidiré a bajar. La tela me detendrá y no sabré si debo continuar o no. Me saltaré esa parte y acariciaré tus piernas y mi mano la rodeará para encontrarme nuevamente con tu punto débil. Un espasmo te sacudirá. Regresaré mi mano a tu ombligo y con mi brazo sentiré que debajo de la tela algo estará impaciente, esperando por mí.

Me excitaré y te preguntaré si sientes algo, pero tu respiración agitada te impedirá contestar y es ahí que sabré que he ganado y que todo lo que acontezca de ahí en adelante será mi recompensa. Te preguntaré si deseas que me detenga y tampoco contestarás. Mi boca buscará la tuya pero querrás ganarme y no me corresponderás el beso. Sólo abrirás un poco tu boca y tu respiración se combinará con la mía en un solo vaivén. Sabré que has perdido pero te rehusarás a aceptarlo; Iré bajando mi boca sin detenerme con nada y besaré tu cuello. Besaré tus tetillas y sentiré tu excitación en cada movimiento que harás.

Deslizaré mi mano por debajo de tu ropa interior, suavemente, sin prisa, y te haré pensar que me dirijo a tu miembro, cada vez más erecto por la sangre que lo llena gracias a tu cada vez más acelerado pulso, pero en lugar de eso acariciaré tu pierna, de un lado y luego del otro. Sacaré mi mano y te liberaré de la única prenda que conservas. Mi boca besará tu abdomen y mis manos jugarán en tu pecho. Mi boca seguirá su camino para encontrarse con tu sexo. Majestuoso esperando el momento. Mi recorrido será lento y podré sentir tu palpitación acelerada con mi mano derecha… Y con mi boca.

Mis labios aprisionarán tu pene y mi lengua jugará con tu parte más sensible. Mis movimientos serán musicales, rítmicos y delicados. Seguirás sin responder y esta vez yo, yo ya no preguntaré nada, sólo actuaré. Arriba y abajo sin parar. Llegará el tiempo en que harás esos movimientos que yo conozco perfectamente y me retiraré. Ahora mis manos toman el lugar que mi boca ocupaba y recargaré mi cabeza en tu pecho. Los espasmos serán más fuertes y un pequeño grito de placer saldrá de ti y yo, yo sonreiré en señal de mi inminente victoria. Será el mejor orgasmo de tu vida. Te abrazaré y cerraré mis ojos. Habré ganado.

Cuando tu respiración vuelva a la normalidad me dirás que lo logré y añadirás que si algún día lo cuento lo titule “Historia de una mamada”. Me dirás –Perdí- y pedirás un cigarro.

Esa misma noche te preguntaré tu nombre.

Diosa

martes, 28 de abril de 2009

… y como hundió su húmeda y cálida lengua en la profundidad de mi boca, supe que no sería “sólo un acostón más”

Era la primera vez que asistía a “Sodoma”, el lugar gay más exclusivo y underground de la ciudad. El lugar al que sólo entrabas bajo una buena recomendación, el lugar de las puertas casi impenetrables por simples mortales y ubicación encrucijada donde toda la fantasía se volvía realidad y viceversa. El Lugar. Sodoma.

Increíblemente y tras dos horas de rondar el área y no rendirme hasta encontrarlo, estaba ahí atravesando las pesadas cortinas de negro terciopelo e introduciéndome por un largo y oscuro pasillo, con un empapelado notablemente viejo y cuadros con bellos chicos desnudos.

Poco a poco me interné en ese pasillo que a escasos metros dejó escuchar su música y gemidos como señales inequívocos de vitalidad detrás del segundo par de cortinas.

No terminaba de dar crédito a las escenas que llenaban mis ojos. Comenzando por el chico que repartía condones, dildos y lubricantes como si de canapés se tratara, seguido por cientos de cuerpos desnudos y sudorosos, moviéndose cada uno con su propio ritmo, otros tantos tal como yo, solo éramos espectadores del enorme espectáculo. Osos, chicos delgados y musculosos, tatuajes, y piercings, instrumentos de flagelación, castigo y placer, todo en un mismo lugar.

Recorrí todo el lugar hasta que la vi recostada en su diván como una inmaculada Diosa, escoltada por un par de efebos, tan lindos como lo era “ella”.

La creí inalcanzable, y lo fue hasta el momento en que uno de sus guardianes me llamó y me condujo a una habitación alejada de todo el espectáculo orgiástico.

Estaba en un cuarto con iluminación muy tenue, despojado de mis ropas, recostado en una enorme cama y atado de manos, solo vi la silueta de esa Diosa inalcanzable.

Sentí sus manos sobre todo mi cuerpo y la deliciosa y violenta forma en que me embestía, al final de todo esto sólo pude sentir sus labios... y como hundió su húmeda y cálida lengua en la profundidad de mi boca, supe que no sería “sólo un acostón más”

Con piel de canela

No importa si es la primera o última vez: tomarte de las caderas y la espalda es siempre un deleite. Con la palma de mi mano te recorro lentamente, sobre la ropa o sobre la piel, sintiendo tu figura que jamás he de olvidar. Un curvilíneo trayecto que recorren mis manos desde tu cadera a tu cuello o viceversa. Tomarte de esta manera y traer tu cuerpo hacia mí con tu aliento como mi guía en el invisible camino del abismo que separa nuestros labios. Cinco centímetros es un universo pues tus labios, carnosos, suaves, húmedos y listos para ser besados, me llaman como los míos imploran posarse en los tuyos.

Te observo como quien observa lo adorado a pocos centímetros. Mi cuerpo presionado con el tuyo, sintiendo el terciopelo de tu piel –pero más importante es el calor despedido por tu piel, ese calor que cobija mi alma. Darte la vuelta y tener tu espalda contra mi pecho. Todo tu cuerpo contra el mío y mi cabeza jugando por tu cuello y tu cabeza. Besos fugaces esparcidos por doquier.
Mis manos no dejan de jugar por tu vientre, por tus pechos, tus muslos. Sentir tu espalda baja presionada contra mi vientre. Mis manos se desplazan con lentitud y viajan en direcciones opuestas. Una en tu cara acariciando tus ojos y tus labios mientras la otra se encuentra en tus muslos, tu sexo, tu vientre. A medida que una baja la otra sube. Si estoy en tu cuello ayudándome a abrir camino donde plantar mis besos, la otra se encuentra en tu cadera o en tus pechos, atrayéndote hacia mí para evitar tu escape. A la mitad del camino se encuentran y bailan un tango en tu piel. Giran, se ayudan y revolotean en tus pechos, en tu vientre y usan tu cuerpo entero como una pista de baile. Después de unos minutos de baile siguen su rumbo y la que antes estaba en tus pechos baja al vientre y la del vientre sube a los pechos y vuelven a recorrer tu cuerpo como la otra mano lo ha hecho.

Tus labios buscan los míos, tu respiración entre cortada te hace girar. En tus ancas sientes mi sexo aprisionado. Al girar sientes como lo recorre –yo también lo siento- y frente a frente, cuerpo a cuerpo, tus pechos contra mi seno, mi vientre contra tu vientre y el calor de nuestros sexos volviéndose uno, todavía sin contacto, sentimos el palpitar el uno del otro. Tu beso finalmente se posa sobre mis labios; mis manos sobre tus caderas y tu espalda. Las piernas temblorosas ansiosas por ceder. Mi ser insistente en querer recorrer todo tu cuerpo. Con un ligero empujón, terminamos en la cama, yo encima de ti. Te veo a los ojos y tienes esa mirada soñadora.

Ahora son mis labios quienes deciden explorar. Besan tu cara, tu nariz, tu cuello tus labios. Viajan por el valle de tu pecho entre tus senos y los escalan lentamente. En la cima se posan y juegan. Mi boca entera juega con ellos. Cada relieve de tus obscuros pezones lo siento entre mis labios y bajo la lengua. Entre tus pechos hay un lunar que me gusta besar antes de seguir mi camino hacia tu vientre y es el punto de partida. Entre él y tu ombligo hay una línea recta que sigo. Mis manos exploran tus piernas mientras mis labios llegan y se dedican a saborear el dulce sabor de tu piel. Tus caderas, tus muslos, tu entre pierna y ese olor que me deleita de tus labios me hacen perder la noción del tiempo. Los beso con delicadeza. Ásperos, húmedos y con un embriagante sabor, no se resisten y dejan al descubierto todos sus secretos. Mis labios los besan, mi lengua los saborea y mis manos les dan el movimiento que no tienen. Tu vientre no sabe si tensarse o relajarse y siento tus manos sobre el colchón, ansiosas e indecisas sobre donde posarse de una buena vez. Entre tus piernas hay besos perdidos en tus muslos. Pero el mejor beso se lo dan nuestros labios. Tú olorosa y yo embriagado por ti.

Volteo a ver tus ojos y tu mirada me reclama ir a tu encuentro. Me arrastro hacia ti, mi piel frotándose contra la tuya, mis piernas enredándose con las tuya mientras nuestros vientres embonan y mi sexo se encuentra con el tuyo. Conjugamos los labios cerramos los ojos. Tu mano toma mi pene y lo aprisiona entre tus labios. Sin penetrar, liberas tus piernas de las mías y me aprisionas entre tus muslos y tu sexo, compartiendo humedades y el calor. Esta es una de nuestras tantas variaciones de aquél juego donde jugamos a tener sexo antes de sentir la gloria de ser uno mismo. Un juego rítmico, donde me sientes como si fuera a entrar y donde siento como si quisieras que entrara, pero ninguno de los dos se anima.

Podemos durar varios minutos, placenteros, gimiendo entre besos y abrazos antes de sentir esa hermosa sensación de entrar a tu ser. Sentirte cálida y suave en el interior de tu vientre. Tu cuerpo estremecido con el mío. Esa sensación de estar encerrado y libre a la vez. Nuestro exterior moviéndose al mismo ritmo del interior. Escuchar nuestras respiraciones y como se agitan. Sentir nuestras pieles rozarse suavemente una contra la otra. Te abrazo y nos acurrucamos el uno contra el otro. Tus piernas abrazan mi cadera y me presionan contra tu pubis. El cuerpo entero se vuelve más sensible, más torpe. Cambiamos de posición un sinfín de veces. Cada poro de nuestros cuerpos quiere conocer a los del otro mientras compartimos cuerpo. Mi alma en tu cuerpo y mi cuerpo con tu alma. En esos momentos somos uno entre sudor y jadeos. Tu cara tiene aquella expresión que me hace sentirte mejor y me indica que hacer. Leo en tus gestos tus gustos y sigo tus indicaciones mudas. Mi pelvis gira un ritmo seguido por tus caderas y de la nada, nos encontramos bailando. Es un baile desenfrenado cuya existencia nos acerca cada vez más a la culminación. Sube el tempo, y los jadeos hacen la música.

Llega el momento y nuestros cuerpos se estremecen. Nos abrazamos con tal fuerza y no sabemos de quién es cada convulsión. El sudor se mezcla y nuestros olores también. Estar dentro de ti se vuelve más cálido y mantenerse así es todo un placer. En tu prisión suave me quedo por varios minutos mientras siento nuestras respiraciones intentar cobrar su ritmo original. Te beso, me besas. Intercambiamos palabras amorosas incitantes a abrazarnos más fuerte. Es el más bello de los rituales.

Nos quedamos abrazados por un tiempo, viendo la arropadora obscuridad, hasta el momento de decidir volver a empezar.

See my feet on the ground, but it feels like the world's gravity drowned, when im with you im high.

lunes, 27 de abril de 2009

La habitación tenía un olor tipo aromatizante, pero no de esos que venden en walmart o en la tiendita de la esquina, sino uno especial, hecho de muchas flores, y revuelto por manos caseras. Fue lo primero que percibí al entrar, ya que estaba todo oscuro, y sin querer me topé con una mesita pegándome en la rodilla, y a pesar de ser uno de esos golpes fuertes en los que tu piel queda roja debido al impacto, ni siquiera me dolió, en cambio, lo sentí como algo natural y reí.

Encendió la luz y puso música, era como un cuarto de hotel, pero con cosas más personales, había un teclado- ella me había dicho que tocaba el teclado, creo- y por allá había un balón de básquet- con razón es tan alta, pensé-.
Se acostó en la cama e inmediatamente la seguí con la mirada, y luego el cuerpo me llevó por inercia a acostarme junto a ella.

Dónde está?- preguntó

Y al besarnos, le pasé la pastilla con mi lengua.
Tomamos agua y nos acostamos, reímos, platicamos.


Yo estaba bien estúpida cuando hizo efecto la tacha, jaja me acuerdo que reía cuando nos tocábamos, y ella me seguía la corriente y después también ella reía mucho. Total que pasaron horas y horas, según sentí yo, pero parecían segundos, según creí yo, y ninguna de las dos parecía algo, tan siquiera, un poquito excitada.

Weee, hay que concentrarnos, entro a trabajar a las 10- le dije

Y comenzó a besarme, y a suspirar mientras lo hacía, yo la mordía lo más que podía y ella mantenía los ojos cerrados supongo que imaginando otras cosas. Tenía miedo de que me diera oral, porque creí que tal vez me mordería y entonces eso SI que sería doloroso, pero todo se dio tan tranquilamente que cuando menos me di cuenta abrí los ojos y ella estaba abajo. Traté de concentrarme, pero solo podía reír, y entonces cuando me concentré más, logré centrar mi atención en un punto fijo: el placer.

No sé si me vine o no, pero fueron horas y horas de orgasmos interminables porque estaba con ella, con quien yo más quería, adoraba y apreciaba en el mundo, la única que puede hacerme feliz, la única merecedora de mi amor: tacha.

pd: la chava creo que se llamaba Perla, o algo así.

FIDELIDAD

domingo, 26 de abril de 2009

Si hay algo que tengo es que soy súper fiel. Creo que tengo grabada en mi piel la palabra monógama. Creo que parte de este aprendizaje se lo debo a mis padres (es obvio el por qué).

Como a todos, me han puesto el cuerno, pero a veces me pregunto si realmente existe la fidelidad, llámenme ñoña, imbécil o cursi, pero aún cuando sea free siempre guardo ese lugar de ver a la persona como única, este tema en realidad me causa mucha confusión, hay días en que opino que la infidelidad es lo peor de todos los males, pero hay otras ocasiones en que pienso, si no eres feliz con la persona que te casaste -hablando bugamente-, pero te ata algo, sea dinero, compromiso, niños, etc, quizás no esté tan mal, si la persona con quien engañas se trata de eso que llaman el amor de tu vida, pero hablando de la adolescencia, de la juventud, cuando uno es chavo y tiene su pareja, qué caso tiene ser infiel? Realmente es algo que no entiendo, a veces creo que soy la única persona fiel en el planeta, por que he conocido gente que habla super bien de su pareja, o novi@ y aún así se sale los fines de semana a zorrear y a poner el cuerno, o peor aún, cuando los dos se engañan, pero siguen juntos. O juntas, como sea el caso.

Ok, ando muy bebida pero no se cómo teminar este post.

Mañana, por cierto, voy a ver a mi cita de la semana pasada y como se lo prometí, aclaro que no me mató,ni me violó ni me secuestro, sino por el contrario tuve una tarde-noche super chingona a su lado, ya les contare...

COMPARTIENDO INTIMIDADES

sábado, 25 de abril de 2009


Hoy escribiré algunas cosillas sobre mi vida personal que tienen que ver con el primer post que escribí. (Hace 15 días). Con el fin de que se inmiscuyan, opinen y si quieren, manden zapes o apapachos.

Bueno, yo me identifico como Lesbiana, porque para empezar, me encantan las mujeres (obvio) y también porque la palabra tiene carga histórica, y ahora igualmente tiene un sentido de activismo feminista y etc.

Sin embargo, mi orientación sexual como tal es bisexual y como la diversidad es absoluta en cada individuo, digamos que de una manera podría explicar esto así:

70% Mujeres (incluidas aquí las chavas butch, travesti y hasta las Drag Kings)
10% Hombres
20% Hombres transgénero/transexuales (O sea, hombres en cuerpo de mujer)

Y si hago esta aclaración es para decir que mi actual novia, bueno, sería más bien noviO, pues desde hace un tiempo esta descubriendo su identidad como transgénero.

Entonces, estaré hablando de un “él” (jajaja, mi relación buga). Pero me concibo lesbiana por otras razones. Y ya… aclarado esto, les cuento mis intimidades.

¿Recuerdan que la semana pasada se fue a coger? Si, con aquella chava con la que quería una relación poliamorosa, afectiva, sexual y toda la onda… esa chava que tenia tanto en común con él, especialmente la pasión por el deporte y el ejercicio… bla bla bla.

Después de subir mi post aquí, me fui a su casa, súper decidida a decirle que esto no era para mi… y que a pesar de nuestro amor, si mi felicidad eran sus cadenas y su felicidad mi sufrimiento, entonces debía terminar…

Pero al llegar se me fueron las fuerzas. Ya estaba solo. Y yo comencé a echar mi rollo así bien dramático; de nuestro amor, mi dolor y el cortón que nomás como que no me salía. Y en medio de mi discurso me interrumpe y dice:

“¿De que crees que me enteré…? Es trans… “

Y yo así de: ¿Y a mi que chingao me importa? ¿Qué tiene que ver eso con lo que te estoy diciendo?

Total que entonces es un chavo en cuerpo de chava… y la cogida no le gusto.

“O sea que ahora eres bisexual” Le dije burlándome.

Hubo tiempo para pensar, para relajarse. Kuma (mi novio), platicó mucho conmigo, como siempre… y cada vez llegaba a conclusiones que supuestamente, a mi deberían tranquilizarme.
Ya no le gustaba, ya sólo quería la relación erótica y la amistad, después ya eso tampoco, ya sólo la amistad y aparte un lazo especial por ser ambos trans… en fin.

Pero yo… pues si, mi madreado corazón se sentía aliviado, sentía como un despertar de una pesadilla, pero la razón quedó desconfiada de todo.

Desconfío que su decisión haya sido en gran parte porque yo he estado muy mal, porque le rogué demasiado, porque vio cerca el fin de nuestra historia…

Hoy… en unas horas. Irá con Claudia (o Claudio), a hablar de muchas cosas… y le dirá que solamente quiere amistad. Y yo sé que Kuma está lleno de miedo, miedo al rechazo, miedo a sus pendejadas… porque le bajo el sol, la luna y las estrellas, se l@ cogió y ahora le romperá la nube rosa, igual que lo hizo conmigo… y puede perder su amistad.

Mientras yo… sé que la pesadilla aún no acaba, al contrario, apenas si empieza.
Pensaran que tanto dolor, depresión y sufrimiento para nada… pero no, claro que fue para algo.

Primero, para saber que el poliamor es una mierda de idealismo que no sirve para mí, al menos no en el aspecto emocional. Sirvió para que al darme el chingadazo al caer de la nube rosa, aprenda a no creerme esas pendejadas otra vez…

Y para que aunque duela, desprenderme de esta dependencia emocional que me dejó el sueño rosa…

Pero lo más importante… para que sepa que esto puede pasar de nuevo. Kuma puede enamorarse otra vez, y entonces podría ya no cambiar de opinión. Y yo ya no podré hacer ni pensar lo mismo. Será diferente… yo tendré que ser diferente…

¿Qué haré si pasa de nuevo?

mmmm…

Paranoia homosexual

jueves, 23 de abril de 2009

Me llegó un memo acerca de que la escasez gaysesca está canija... no creo que sea tan así por que siempre resulta gay la persona que menos te lo esperas y te las encuentras por todos lados, obvio no las hay en la magnitud que hay bug@s y es por esto que los gayses se empiezan a paranoiquear con que les vayan a bajar a su pareja.

Me han tocado casos bien enfermos de celos y el día de hoy les contaré uno en particular:


Encontrábame yo en barsucho/antrucho gay, cuando el efecto de las chelas en el cuerpo se hizo presente y tuve que visitar el tocador de damas, una vez ahí había una aparente fila de 2 niñas esperando utilizar el único sanitario del lugar, entonces me formé respetuosamente y comencé a inspeccioanar el techo, las paredes, los lavabos, etc, etc, etc. sin más pensamientos en la cabeza y sin voltear a ver a las muchachonas de la fila.

De repente me sacó de mi letargo la conversación de las susodichas, donde una básicamente le rogaba a la otra un poco de amor y atención, no escuché cómo comenzó el tema pero de repente la niña rogona le dijo a la otra:

-Es que yo sé que igual y para tí yo no significo nada, igual y para tí soy como cualquier otra, como ella (señalándome) o como.... (se interrumpe a sí misma) oye!!!! qué le ves a mi novia??? te gusta??? si sé que está buenísima pero no la veas!!!! *tono alebrestado*

---seudonima con cara de WTF??? obvio me llamó la atención cuando dijo ELLA señalándome pero nunca volteé siquiera a ver la cara de la susodicha, entonces la vieja vio mi cara de "osea, helloooooooooo!!!!!, brincos diera tu vieja por que la volteara a ver YOOOO!!!!" y entró en razón y se echó a reír ante la estupidez que acababa de cometer por culpa de sus celos enfermizos hacia la vieja que no la quiere, jajajajaaj----

Total que yo no creo que haya tanto así como escasez, tampoco es sano ser paranóico y si te van a bajar a tu media naranja te la bajarán sin importar lo que tu hagas.


PUNTO FINAL.

BONUS POST: La palabra gay como adjetivo

miércoles, 22 de abril de 2009

Antes de empezar pido perdón a todo aquél compañero, blogger y/o lector que pueda sentirse ofendido con el siguiente post. Pero sé que son inteligentes y entenderán que es mi personal punto de vista.

Algo que odio demasiado es el hecho de que los mismos gays utilicen la palabra "gay" como adjetivo. Sí, sí, lo es (Gracias Sardina y Chilangelina). Pero sinceramente se me hace una pelotudez. Por ejemplo, en la descripción de muchos perfiles de blogger, twitter, facebook, etc, etc. ponen cosas como:

"Chico inteligente, amable, GAY, amistoso, con ganas de comerse al mundo"

O seaaaaaa ¿Qué chingaderas son esas? La homosexualidad es una preferencia sexual, algo por supuesto MUY importante de cada uno, pero que no debería -creo- tomarse como un adjetivo calificativo para estos casos. Que yo recuerde no he visto ningún perfil de alguien que incluya que es heterosexual o que se jacte de serlo (Bueno algunos que se creen muy machos, pero ese es otro asunto).

La preferencia sexual es algo muy íntimo y que cada quien es libre de decírselo a quien quiera -y ojo que no estoy en contra de eso- pero no usarlo así.

Algo también que me molesta es que otras personas se refieran a alguien más así. A mí me gusta que la gente me reconozca por ser: inteligente, amistoso, ñoño, culero, pendejo (incluso), idiota, pero no GAY, porque es un "adjetivo" muy vacío y en ese caso mejor que me llamen por mi nombre pa' evitar pleitos.

Y ya aprovechando las quejas, también detesto a los héteros que por alguna razón creen que los homosexuales no somos hombres; Durante mis vacaciones, en una fiesta, unos amigos jugaban a poner castigos de todo tipo -ya estaban bien alcoholizados- y uno de los castigos que le pusieron a un tipo fue besar a otro, y éste obviamente se negó, se esponjó y luego repeló diciendo:

"Noooo, qué pasóóóo, yo soy hombre, no soy gay"

Como él estaba ebrio y yo en mis cinco sentidos no quise discutir, pero ¿quién le dijo a ese pendejo que los homosexuales no somos hombres? El género no tiene nada que ver con la preferencia sexual. Tenemos pene también por supuesto.

La hombría "podría" medirse con muchas cosas más (No, con eso que piensan no, jijiji), que en algunos casos hay gays más "hombres" que algunos héteros.

No he tenido mucho -de hecho nada- de contacto -real- con las lesbianas, y supongo que debe de haber por ahí alguna situación similar. Pero ¿apoco ustedes no odian eso?

Maldita Primavera

Estoy cansado. Lo veo a lo lejos mientras mi cabeza loca me juega una mala pasada imaginando lo que sería compartir un instante con él, unas horas, unos días ¡Una vida! Mis ojos se pierden en el horizonte viéndolo alejarse y una repentina sacudida me regresa. Despierto.

No es para ti, me digo y volteo a otro lado, sólo para aterrizar los ojos en alguien más y repetir el procedimiento anterior. Sí, uno así es que quiero, así de estatura está bien, está perfecto para mí. Pero tampoco es él. Se aleja.

Dos chicas de estilizada figura pasan junto a mí, pero yo las ignoro. Y me vuelvo a perder en un sueño, extrapolando una situación. Viendo a un chico acercarse hacia mí. Lo veo con ojos de amor, de deseo, de pasión y él a mí también. La horrible sensación de hambre me vuelve a traer de vuelta y mi mirada cae en alguien más que podría ser él indicado de no ser porque va abrazando y besando a su novia.

Ese es muy chico. Ese muy grande, pero es atractivo. No, mejor otro. Mi estómago suena. Le doy la última galleta que queda para entretener el hambre y obligarlo a que me deje continuar con la gran labor que estoy haciendo ¡Ese de la bici! No, eso sí es demasiado para mí, tampoco pido tanto. Soy realista. Jé, sí que lo soy.

Ahí está. Sí, ese es. Lo veo y me ve, o esos creo, la miopía me engaña tal vez, pero qué más da si quiero estarlo. Ese caminar, ese balanceo de brazos al hacerlo. Sí es él, me repito varias veces y no le quito la mirada de encima, lo que sí le quito es cada una de sus prendas en mi mente sin pudor alguno. Me sonrojo por mi osadía y lo visto de nuevo. Ñoño hasta en los pensamientos. Pasará junto a mí en cualquier momento. Lo veo a los ojos esperando que cruce su mirada conmigo, por lo menos un instante. Mueve sus ojos. Me va a mirar ¡Hey es acá! Voltea a mirar por arriba del hombro y sus ojos se posan en...

... Las nalgas de una vieja. No, no es él. Mi mirada hacia él pierde toda la lascividad, mis ojos caen y sacudo de mis hombros las hojas caídas.

Disculpa, cómo puedo llegar a Finanzas, escucho que me dicen. Lo miro. Dos segundos bastan para enamorarme de él. Se ve un poco amanerado pero su voz me encanta. Creo que este sí es, digo vagamente para mis adentros y le explico. Se va diciendo gracias y sonriéndome.

Nunca lo encontraré, pienso. Ese mesero no está mal; Ése de allá, ese payaso, sí, tristemente él también me gusta e imagino al hombre detrás del maquillaje. O no, de una forma bizarra imagino una rara fantasía con él. No tengo perdón; Ese jóven, ese señor; Ése de ahí, ese de allá.

Tengo que aceptar que hoy he descubierto que me gustan -casi- todos. Maldito calor ¡Maldita primavera!

Bisexual

martes, 21 de abril de 2009

Hace unos cuantos años, yo navegué con la bandera de ser bisexual. Fueron tiempos donde realmente me pregunté cual era mi preferencia sexual y no me parecía absurda la idea de que pudieran atraerme los hombres. Era la moda en la prepa y muchos no cuestionaban realmente que era lo que les atraía. Se volvían gays de la noche a la mañana. Varios hoy en día ya no dicen serlo, o dicen ser bisexuales que sólo tienen sexo con mujeres. La verdad me parece un poco absurdo ese asunto, pero cada quién con su tonada. Esto tiene que ver puesto que gran porcentaje de mis amigos eran gays o bisexuales –aunque sigo queriendo tener, y es mi sueño frustrado, una amiga lesbiana- y por ende, me llamó más la atención este nuevo fenómeno. Solía jugar muy pesado con mis amigos y había mucho contacto físico. Me cargaban y yo luchaba por zafarme. Muchas veces lo hacía porque realmente me era incómodo tener a un tipo más grande que yo en tamaño encima de mí.

Un día, en cierto juego parecido a verdad o reto, sin botella pero con coordinación verbal, me tocó mi primer y único beso con un hombre. El objetivo de juego era sencillo, quien se equivocara en seguir el juego, le tocaba o verdad o castigo y ese día me tocó castigo. “Pues vas a tener que besar a Alan” me dijeron. Él era el mejor amigo de mi ex-novia y ambos iban en medicina. Ese día, mi ex no se había quedado a tomar café como solíamos hacerlo los viernes en la tarde en el yellow de Coyoacán y esto me inspiró a intentarlo. Le planté el beso más mal dado que he tenido –un poco por torpeza, un poco por inhibición, después de todo, él también era mi amigo. Fue de piquito, estilo secundariano y pues nada. No se movió nada y hasta cierto punto, no me sentí del todo cómodo. Tal vez fue que no era un chico que me gustara del todo. Definitivamente no era que estuviera “traicionando” a mi ex. Simplemente no sentí que se moviera nada y no lo disfruté.

Con este amigo supuestamente gay –tiempo después rectificó y dijo que no lo era- dejé de tener contacto cercano y hoy en día me lo topo por CU de vez en vez. Quiero pensar que él, al igual que yo, estaba experimentando y que realmente su cambio de preferencia sexual haya sido por gusto y no por presión social. O al menos que mi beso no fue lo suficientemente malo como para asustarlo y que decidiera que no era gay.

En fin.

BONUS POST: El rinconcito

lunes, 20 de abril de 2009

Atras de Kasting (el antro al que siempre voy), hay un Mcdonalds, y en el estacionamiento del Mcdonalds hay una especie de rinconcito, donde están los medidores de gas y luz, tiene un pequeño techo y una reja, está bastante espacioso... e ideal para hacer tus cositas (necesito tomarle una foto). Además está a la vuelta del antro! No basta más que conocer a alguien, sacarlo del antro, e irte a ese rinconcito paara coger/fajar/platicar de politica/drogarte/etc. Lo que ustedes escojan, jaja.

El caso es que yo siempre voy, digo cof cof, nunca había ido ahí, (eso le digo a las chavas) y el sábado fui con una amiga mía, nos metimos al rinconcito y comenzamos: con toda la emoción y la adrenalina y los cierres abiertos, en el momento de más emoción, mientras yo estaba pegada a la pared, me doy cuenta.. no mames... pensé que era mi imaginación... UNA RATA ENORME SALIÓ ENTRE LOS ARBUSTOS Y SE METIÓ AL RINCONCITOOO!, asustada grité", me sali inmediatamente con el cinto abierto, y toda asustada. Hasta el alcohol se me bajó.

Aunque la genialidad de esa aventura servirá como buena anécdota para contarsela a mis nietos


Mientras hablaba con otra amiga me dijo "te has dado cuenta que todos tus encuentros sexuales son raros? cuando no terminas torciendote el pie, terminas perseguida por una rata jaja."
Aunque eso no es completamente cierto, también tengo sexo como la gente normal, en privado, en una habitacion, con una cama llena de flores y velas, jajaja bueno, no es precisamente cierta la atmosfera que describo, pero hey! al menos tengo sexo en privado.


Moraleja: Si van a tener sexo en un lugar público asegurense de traer un Raid o un H24, para matar animales que puedan salirles por ahí ;), y no, no hablo de sus parejas jaja.

Nerdest machin??

Muchas veces, bueno, ni tantas, me he preguntado si volviera a nacer y la vida me diera la oportunidad de ser hombre, elegiría serlo?
Supongo que hay personas, obvio, siendo gays que sí elegirían ser del sexo opuesto, aparte de los travestis y transexuales, y las transgenero. Hay gente a quienes no nos incomoda nuestro aspecto fisico, tanto como hombres y mujeres, pero suponemos las ventajas que conllevarían tener otro sexo.

Entonces, pensé las ventajas y desventajas de ser hombre, a continuación una lista:

Ventajas

*No tendría que depilarme.
*Podría usar ropa aguada y que nadie me molestara.
*Podría no peinarme (bueno, igual nunca lo hago)

*No me bajaría
*Sería considerado en un trabajo bueno por mis capacidades y no por mi fisico (aunque igual eso a veces no pasa, y hay jefes quienes si se fijan en las aptitudes y habilidades para contratar a alguien, aunque también hay unos putos machistas)

*No sería tan difícil andar con mi vieja en la calle, podríamos ir de la mano y ese tipo de cosas, y no me dirían nada.
*Tendría mejores relaciones con ciertas personas y más contactos, muchas veces el ser hombre influye en eso, otras veces no, por ejemplo, a mi no me afecta.
*Podría embarazar a una mujer


Desventajas

*Soy chaparra, y nadie quiere a los hombres chaparros :(
*Si fuera hombre, sería caballeroso, lo cual es bastante cagante porque tendría que pagarle todo a las mujeres a las que invitara a salir jaja y soy bien coda =) así qe gracias a Dios qe soy mujer!
*Si fuera hombre, y una chava que me gusta tiene un mayor grado de estudios que yo, tendría un complejo de inferioridad bieeeeen mamón. Siendo mujer me vale madre jaja, pero siendo hombre sería muy orgulloso.
*Se me pararía bien rápido porque soy bien promiscua y andaría todo el día bien parada =D (malo, malo.. )
*Tendría que invitar a las mujeres! Ah, ok, eso ya lo puse jaja.
*Sudaría más siendo hombre, qué asco!
*Podría embarazar a una mujer (eso es ventaja y desventaja jajaja)


En conclusión, creo que me gusta ser mujer, porque pues tengo muchas amigas lesbianas y no me es muy difícil que digamos conseguir chavas, aunque sería un hombre bien guapo, a huevo!
Pero estoy bien =) no me molesta mi sexo y no lo cambiaría.
Además no necesito un pene para tener sexo jajaja creanme. Soy nerdest :)



Ahora... por último, como luciría como hombre?
A continuación una dramatización:







varonil y guapo, grrrr
Ustedes han deseado alguna vez, o desearían, ser del sexo opuesto??

CITA A CIEGAS

domingo, 19 de abril de 2009

En definitiva, uno de los mejores medios para concretar citas es el msn, muchas veces lo he hecho y no sólo citas amorosas, en el msn cooncí a mi mejor amigo y prontamente a mi mejor amiga -en persona-, sobretodo en un mundo donde uno no tiene el suficiente radar gay, ni frecuenta esos lugares de gayses, y sobretodo, en un pueblo donde abundan los chismes, las clasificaciones y las señalasiciones (jaja) sobre este tema.

Hace como dos años me agregó -o la agregué, no recuerdo- una chava de un lugar no muy lejano de aquí, mañana es la cita, estoy así o más nerviosa, a ver que tal me va, será un domingo futbolero.

Y com no tengo inspiración para escribir algo más decente, pos ahí les dejo el dato, si mañana aparezco muerta en el río sabrán por qué fue jaja. Sorry por el mal post! Estoy demasiado nerviosa como para escribir algo decente jaja.

Feliz semana!

Por que hay de videos a videos...

sábado, 18 de abril de 2009

Han de saber que soy un melómano empedernido, (como muchos otros) y cuando leí el post de Ambar de hace ratito, en realidad no se por que, pero me fue inevitable no recordar y asociar una canción de mediados de los años 90, (que a decir verdad yo no escuche por convicción hasta principios del 2000) llamada Boys and Girls del casi-desaparecido Blur y bueno, el caso es que desde la mañana no se me quita el ritmo de la cabeza. No espero que precisamente les guste pero viene mucho a lo que nos ocupa.



Street's like a jungle
So call the police
Following the herd
Down to Greece
On holiday
Love in the 90's
Is paranoid
On sunny beaches
Take your chances looking for

[Chorus]
GIRLS WHO ARE BOYS
WHO LIKE BOYS TO BE GIRLS
WHO DO BOYS LIKE THEY'RE GIRLS
WHO DO GIRLS LIKE THEY'RE BOYS
ALWAYS SHOULD BE SOMEONE YOU REALLY LOVE

Avoiding all work
Because there's none available
Like battery thinkers
Count your thoughts on 1 2 3 4 5 fingers
Nothing is wasted
Only reproduced
Get nasty blisters
Du bist sehr schon
But we haven't been introduced
Y despues de ponerme a hacer una lista mental sobre todos las canciones y videos del estilo... recorde un par de Mecano, una muy padre de Miguel bose, recorde a Depeche Mode y hasta el video de la caida de Juan Gabriel cuando se rompio el cuello (jijijiji) pero al final, un video que alguien alguna vez me mostro, a mi parecer es bastante nefasta, y de algun MUUUY extraño modo, perturbantente.


Al hacer click en play, abajo a la derecha aparece
la opción para hacer visibles los subtitulos.

Se que hay un monton de canciones, grupos y videos y no quise nombrar muchos para que los comenten si recuerdan, ah! y que opinan de la muchacha esta Samwell? Toda una dama sin duda.

EL CIRCULO VICIOSO DE PUEBLA… ¿Y DEL MUNDO?


He de confesar que yo no me la vivo en el ambiente de aquí de Puebla, pero estuve a punto… jaja.

Puebla no es tan grande y hablando sólo de dos cafés gay muy conocidos allá (La Mariposa y La Quimera) pues las personas que van son regularmente siempre las mismas, así que sucede como en los pueblos chiquitos… todos se conocen al menos de vista y todos pueden llegar a saber un chisme (cierto o no) de cualquiera.

Insisto, no sé si esto sólo pasa en Puebla que es una ciudad tan her-MOCHA y así… pero es importante comentar.

Quienes asisten cada jueves a estos cafés-bares (o como se diga), giran en un círculo vicioso que no sé si los lastima o no importa y así les gusta (especialmente hablando de las chavas lesbianas).

Dos clasificaciones de hacen posible este ciclo sin fin: las cazadoras y “las inocentes”, por decirlo de alguna manera.

Las inocentes son chavas que van siempre con la esperanza de conocer una chica que pueda ser su novia formal y tener una relación estable, bonita, etc. Y las cazadoras son las que van buscando sólo pasar el rato, coquetear, besar, fajar, tal vez coger y ya…

El fenómeno social que ocurre, es que las inocentes siempre se encontrarán con las cazadoras y si por alguna extraña razón se encuentran dos inocentes o dos cazadoras… algo sucede que alguna terminará inevitablemente en el papel contrario.

¿Cómo terminar con este ciclo? Ja, ni idea, creo que es la pregunta del millón. Pero, ¿ustedes que piensan?

Para empezar… ¿Es sólo un fenómeno poblano? ¿Podría ser diferente? ¿Por qué sucede?

Jaja… casi haré mi tesis sobre eso.

Y finalmente, aclaro que sé perfectamente que todo esto es generalizar. No se da con todas las chavas… pero bueno, si con gran parte aquí. Además, también influye muchísimo nuestra cultura… si, esa cultura que en ves de hacernos progresar nos estanca.
Besos.

Pobres...

jueves, 16 de abril de 2009




Se que no es viernes. Pero no me importa. Si algo que tenemos nosotros los homosexuales bien marcado, ¡Es nuestra rebeldía! Y no hablo del Cristian Chavez, ese wey me caga las bolas.

Hablo de nuestra rebeldía de ser como queremos ser.

Cuando yo era de clóset, me daban miedo muchas cosas. Que si la gente, que si mis papás, mis amigos y el tendidísimo ETC.

Una vez que me acepté y obligué a los demás a aceptarme y respetarme, mi mundo giró por completo para ser un poco más fácil de llevar.


No hay nada mejor que sentirse libre para caminar, hablar, reír, pensar y hacer lo que se nos de la gana. Hoy por hoy queda claro que, aún nuestras preferencias sean distintas a las de la mayoría, seguimos siendo humanos. (HU-MA-NOS)

Pobres de aquellos, que por compromiso social o por cualquier motivo viven encerrados, esperando a volar. Pero de verdad... MAS POBRES DE AQUELLOS QUE NOS TRATAN COMO SERES EXTRATERRESTRES Y JUZGAN SIN ANTES CONOCERNOS.
Pero en fin, quejarse aquí ya es un tema muy gastado.

El chiste es que ya me follé a un pendejo que se decía muy "MACHITO". Cada que lo veo, no pierdo el tiempo y le lanzo mi carita de victoria. Es tan divertido saber, que los imbeciles que más hablan de lo que presumen SER o NO SER... son los primeros que caen en la contradicción.

Así que por ustedes chicos....
PENDEJOS "HOMOFOBICOS": 0 NOSOTROS: 1
Abriré una campaña anti-HOMOFOBIA.
¿Alguien se une?

No hay duda: Perro que ladra no muerde.

XOXO

Sexualidad responsable Parte XVII

Hace poquito publiqué en mi blog personal una encuesta:

... Y usted está a favor o en contra del aborto????


La razón por la que hice esto es por que una de mis mejores amigas me había confesado su miedo a estar embarazada un día antes, lo primero que me dijo es que OBVIO no pensaba tenerlo pero al final todavía no estaba segura de estarlo así que no ahondamos mucho en el tema. Yo fui la primera persona en la que pensó al tener esas sospechas por que en mis tiempos universitarios mis amigas tuvieron ese tipo de "problemas" con harta frecuencia, por lo que yo ya estaba un poco más involucrada en esos temas que ella que no tenía la más remota idea de cuál era el procedimiento.

Posteo esto un poco en referencia al post de inauguración de nuestro querido @Xellif (puche usted aquí si no leyó el post) en donde menciona que hay que cuidarse y ejercer nuestra sexualidad sabia y responsablemente (bueno, creo que ese era el mensaje), el chiste es que siempre se maneja que el sexo gay guácala, que el sexo gay es harto peligroso, que ustedes los gays son una bola de sidosos por que pus el sida sólo se transmite entre gayses, etc. etc. etc.

El chiste es que nuestros amigos bugas igual lo hacen sin protección y el resultado fatídico es una abortadera al por mayor que no a muchos importa demasiado. Yo no soy persignada ni mucho menos, sólo que me da no-sé-qué que se les haga tan fácil deshacerse de sus babies cuando hay mucha gente que MUEREEEEEE por tener uno y no puede.

Las cosas con mi amiga pasaron así... el lunes me comunicó sus sospechas, el martes compró pruebas de embarazo caseras que dieron positivas, el miércoles empezó a investigar los métodos abortivos disponibles cerca de su hogar y el jueves lo hizo, ahorita parece que todo salió bien y ya anda como si nada hubiera pasado y seguramente poniéndole con singular alegría como antes... lo triste es que la mujer nunca supo con exactitud quién era el padre de su niñ@ perdid@ y pues está cañón, no??? sobre todo por que ya no estamos tan chiquitas como para que no sepa las consecuencias de sus actos y me da coraje saber que como ella hay muchas.

El punto aquí es:

Me choca que tachen a los gayses de enfermos blablabla cuando los bugas lo hacen también sin reparos y creo que son más vidas las que están en juego.

NO estoy en contra del aborto pero sí lo estoy de que se tome tan a la ligera y como algo para solapar una irresponsabilidad.

Ash, y ya, que quede en la conciencia de cada quien =P

Caricaturas Presenta...

miércoles, 15 de abril de 2009


De niños estuvimos enamorados pendejamente, digo platónicamente de muchos de nuestros personajes favoritos de caricaturas, (o que mas caricaturesco que creer estar enamorado de una niña jiji, pero esa es otra historia), éramos fans de esos personajes o hasta nos llegábamos a sentir identificados, en ese momento posiblemente no sabíamos muy bien el por que o al menos no teníamos una explicación digamos lógica. Ahora si analizamos el porque posiblemente sería entendible.


Por ejemplo a mi de niño me gustaban mucho los Caballeros del Zodiaco en especial tres de ellos el del Dragón, el Pegaso y el Cisne se me hacían tan pero tan gays, todos sus movimientos, sus vestiduras y sus larguísimas cabelleras envidiables para cualquier niña, eran ellos tan femeninos, no se hasta cierto punto me sentía culpable de verlos, por que no los veía ni por la princesa Atena o Atenea (¿alguien sabe como se llamaba?), ni por la historia, ni por los combates tremendísimos a muerte, sino por ellos eran muy guapos y siempre de una u otra forma se les veía con poca ropa.


Otra caricatura creo que por todos conocida Candy, horror, el primer churrazo de novela para niños harto llorones y niñas melodramáticas, en lo personal yo la odiaba era ella tan trágica, dramma queen y chillona que me desesperaba, pero esperen que me dicen de Terry y Anthony, más bien creo que ellos eran la pareja Candy solo era un arreglo entre los tres jejeje, pero aún así no la veía, me caía gorda.


La tercera en cuestión y la mas gay del medio y de mis tiempos, a mi parecer Sailor Moon, yo las amaba, esperen las sigo amando y de repente las vuelvo a ver jeje ¬¬’ volviendo al tema las chicas no se por que imagino que eran la fantasía de las lenchitas calenturientas precoces (sin afán de ofender eh), para cada transformación se desnudaban prácticamente, siempre juntas a todos lados, siempre que el apoyo de amigas, que muchas veces mas que amigas parecían novias las 5, y hasta se compartían los hombres en fantasías, ellas si que creían en el poliamor eh Ámbar checate esa. Darién el pedazo de carne, digo galán en cuestión perseguido por todas y a ninguna le hacía caso, al menos a mi me daba de que pensar, ya después quesque se casó con la Sailor Moon ñeeeh.

Fueron avanzando las temporadas que tuvo la serie y con ello se iban agregando personajes, como Sailor Jupiter y Saturn, que eran dos chicas pero una de ellas siempre se vestía y comportaba como hombre y además enamoró a una que otra niña, hay que contradicción, mas delante llegaron las Sailor Starligths que originalmente eran hombres y al transformarse eran niñas (oh Dios me estoy sintiendo mareado con tanta confusión).

Ya para terminar con esta caricatura les hablaré de los villanos todos vestían …mmm… digamos tan vanguardistas, demasiados colores, faldas, mil prendas sobrepuestas, mucho maquillaje, cabello también de colores e impecable, generalmente era como si David Bowie todo Glam atacara a las Sailors.

No creen que eran demasiados enredos y perversiones como para que un niño tan inocente como yo los entendiera (pero siempre quise un lunar snif) jeje

Bueno si sigo con el conteo de caricaturas nunca acabare, así que ya nomás voy a dejarles una listita de las caris gays

Ranma 1/2 , obvio no?

Los Pitufos, se supone que todos eran niños, entonces pitufina era…

Pequeño Pony y Raibow no se que… también obvio

La Casa de los dibujos, más actuales pero en esa casa todos son Homoflexibles, me cae ninguno es heterosexual

Bugs Bunny, siempre se andaba disfrazando de Señorita de vida galante

Queer Duck, abiertamente gay y ya hasta película tiene

Y cuéntenme ¿Qué otras caricaturas consideran gays?